Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rascacielos de Bofill toca techo

La Torre Ikon alcanza su cota máxima tras dos años de obras y la promotora ofrece el ático por 2,3 millones de euros y la inmobiliaria Kronos invierte 70 millones en la construcción del edificio residencial más alto de la capital del Túria

A la derecha, el rascacielos de Bofill en Cortes Valencianas, en el que ya ondena la bandera de cota máxima. JM López

El rascacielos de Ricardo Bofill en València (el edificio residencial más alto de la capital del Túria) acaba de alcanzar su cota máxima tras dos años de trabajos. El edificio, que promueve la inmobiliaria Kronos, está formado por dos torres de 29 y 14 alturas y su volumetría es como la del hotel Meliá, situado en la acera de enfrente de la avenida de las Corts Valencianes. Los dos edificios conforman la puerta de entrada a la ciudad por la pista de Ademuz. El inmueble, de casi 120 metros de altura, tendrá 203 pisos y una zona comunitaria.

La promotora Kronos está invirtiendo 70 millones de euros en el rascacielos, que tiene el nombre comercial de Torre Ikon. El edificio es uno de los últimos proyectos del arquitecto Ricardo Bofill, fallecido el pasado 14 de enero.

La nueva promoción ofrece una amplia tipología de viviendas de 1 a 4 dormitorios. La comercialización de las viviendas está muy avanzada. El piso disponible más económico es un sexto de 75 metros cuadrados que cuesta 315.000 euros. La vivienda a la venta más cara es un ático de 360 metros cuadrados útiles y cuatro habitaciones por el que piden 2,3 millones de euros. Cada metro cuadrado del ático cuesta 4.880 euros, un precio más caro que el de las viviendas de la calle Colón.

El diseño del edificio permite adaptar los espacios a las necesidades de los inquilinos: desde distribuciones diáfanas y abiertas, hasta otras más acogedoras y tranquilas. Además, Ikon cuenta con un jardín mediterráneo, piscina y solárium, así como con un gimnasio y un espacio social gourmet. A diferencia de lo que ocurre con otros rascacielos (como el que tiene enfrente y que acoge el hotel Meliá), Bofill diseñó las viviendas con terrazas.

Ubicación

El edificio está ubicado en una de las zonas más modernas de València; en la avenida de las Corts Valencianes, junto al Palacio de Congresos y a menos de cinco minutos a pie de la estación de metro de Beniferri.

El proyecto de Bofill se impuso en un concurso abierto por la promotora Kronos a los presentados por Carlos Lamela (que diseñó la terminal T4 de Barajas) y al del valenciano Fran Silvestre. El arquitecto catalán diseñó un edificio icónico con dos torres unidas a dos alturas. El diseño está condicionado en el planeamiento urbanístico con el objetivo de que tenga la misma volumetría que el hotel Meliá y que los edificios conformen la puerta de entrada a la ciudad por la pista de Ademuz.

El edificio más alto de la ciudad es el del hotel Meliá (que es de uso terciario y fue construido en 2006) con 117 metros de altura y 29 plantas. Hasta ahora, el inmueble residencial más elevado era la Torre de Francia con 115 metros de altura y 35 plantas.

Compartir el artículo

stats