Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria del automóvil asume tres años de crisis aunque Ford opte por Almussafes

El clúster de automoción de la C. Valenciana se muestra optimista sobre las posibilidades de la candidatura valenciana para captar los modelos eléctricos por los que pelea con Saarlouis pero alerta de tres años «complicados» hasta la electrificación

La presidenta de Avia, Mónica Alegre (d), y la gerente del clúster, Elena Lluch, ayer. | LEVANTE-EMV

El sector auxiliar del automóvil de la Comunitat Valenciana ha resistido a una pandemia, a una escasez mundial de componentes y a un aumento desorbitado de los costes productivos sin perder empleos. Además, lo ha logrado en plena transformación del sector hacia nuevas formas de movilidad y con su principal cliente, Ford, sumido en un proceso de reestructuración en Europa y barruntando todavía si finalmente asignará a Almussafes los modelos eléctricos por los que la planta valenciana pugna con la de Saarlouis (Alemania).

Mónica Alegre, presidenta del clúster de automoción valenciano Avia, se mostró ayer optimista sobre las posibilidades de retener a la multinacional en la autonomía, si bien alertó de que ni esas posibles adjudicaciones ni la instalación de Volkswagen en Sagunt para fabricar baterías para el vehículo eléctrico evitarán una travesía por el desierto para las empresas del sector en el corto plazo.

La asociación, que aglutina a 120 empresas de la industria auxiliar del automóvil, hizo ayer balance del segundo año de crisis sanitaria. Según expuso Alegre, el clúster registró una facturación agregada de 11.800 millones de euros, una cifra «ligeramente inferior» a la de 2019, y consiguió resistir en cuanto a la creación de empleo al mantenerse en torno a los 24.500 puestos de trabajo generados, casi un 7 % del empleo industrial valenciano.

Buena parte de ese pastel lo aporta la factoría de Ford en Almussafes, que encara un mes decisivo para su futuro. Está previsto que la multinacional anuncie en junio el veredicto de la competición interna a la que ha sometido a las plantas de Valencia y Saarlouis para rebajar sus condiciones laborales a cambio de asegurar carga de trabajo a partir de 2025. La resolución se guarda bajo siete llaves y desde Avia aseguran no disponer de información al respecto.

Sin embargo, tanto Alegre como Elena Lluch, gerente de Avia, expresaron ayer su «optimismo» acerca de las posibilidades de la candidatura valenciana. «Estamos tranquilas porque hemos hecho los deberes», destacó Lluch antes de agradecer el «esfuerzo increíble» que han realizado para seducir a la dirección mundial de Ford las administraciones, la propia industria auxiliar y los sindicatos y dirección de Almussafes.

Complicado camino a 2025

Por su parte, Alegre consideró que captar esos contratos supondría «poner el lazo al regalo» de la gigafactoría de baterías que Volkswagen levantará en Sagunt y puso a disposición de la multinacional de EE UU «todo el potencial del clúster». Para la presidenta de Avia, la planta alemana supondrá un «hito histórico» similar al que supuso en su día la llegada de Ford a tierras valencianas y abrirá oportunidades a la industria auxiliar del coche. Para explorar esas posibles oportunidades de negocio, Alegre avanzó que tienen prevista una visita a las instalaciones de Volkswagen junto al Ayuntamiento de Sagunt.

En todo caso, Alegre no ocultó que Ford Almussafes y toda la industria auxiliar valenciana se enfrentan a un camino «complicado» hasta llegar a 2025, cuando empezarían a llegar esos modelos eléctricos. Para la directiva, la inestabilidad «no tiene visos de finalizar en breve» —tampoco en el suministro de semiconductores—, algo que «hace pensar que va a costar llegar hasta ese nuevo futuro que se abrirá en 2024 o 2025. Habrá empresas que no se puedan mantener», advirtió.

En esa línea, las dos responsables de Avia reclamaron ayudas públicas a la innovación y agilizar el despliegue de infraestructuras.

Los ERTE se cronifican: El 50 % del sector auxiliar tiene uno en vigor

La alta dependencia del sector auxiliar del automóvil de la C. Valenciana de Ford hace que los ERTE que la multinacional va decretando en Almussafes se ramifiquen por todo el parque empresarial. Según los datos aportados ayer por la gerente de Avia, Elena Lluch, «más del 50 %» de las firmas asociadas al clúster tiene un expediente temporal en vigor. Una situación que se agrava cuanto mayor es la vinculación con Ford. Así, Lluch añadió que en el caso de los ‘tier 1’, como se conoce a los proveedores directos, el porcentaje de ERTE escala hasta el 80 %. Cabe recordar que Ford tiene parada toda la semana la línea de montaje de vehículos, lo que obliga a hacer lo mismo a las muchas empresas que le suministran directamente. A este respecto, Avia solicitó «flexibilidad» para el sector ya que de lo contrario «los ERTE podrían derivar en ERE», según alertó Mónica Alegre.

Compartir el artículo

stats