Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias valencianas ya tienen que destinar más del 30 % de su sueldo al alquiler

El alza desbocada de los precios de los arrendamientos en València y el área metropolitana provoca que sea mucho más económico adquirir un piso

Carteles de viviendas disponibles en València, en una imagen de arhivo. M.A.Montesinos

Las familias valencianas ya tienen que destinar más del 30 % de sus ingresos para pagar el alquiler de la vivienda. El aumento de las rentas en el último año ha provocado que se sobrepase en la capital del Túria el porcentaje a partir del cual se considera que se está sufriendo un sobreesfuerzo. El alza desbocada de los precios de los arrendamientos en València y el área metropolitana provoca que sea mucho más económico adquirir un piso. El problema es que el coste de la entrada para comprar un piso parte de 50.000 euros y es una barrera de entrada para miles de valencianos que se ven abocados a alquilar.

El esfuerzo familiar para alquilar una vivienda en Valencia ha aumentado en Valencia y en la capital en el último año. Según datos de la plataforma Idealista, el esfuerzo familiar para alquilar una vivienda en València ha pasado en el último año del 26,2 % al 30,8 %. En la provincia, la tasa es del 32,9 %. Los datos recopiliados por Idealista ponen de manifiesto cómo se ha recalentado el alquiler en el último año tras la vuelta al sector turístico de más de 5.000 viviendas que tras el estallido de la pandemia pasaron al mercado tradicional. La tasa de esfuerzo mide el peso del coste de la vivienda sobre el poder adquisitivo del hogar.

Por contra, la tasa de esfuerzo para comprar una vivienda está cayendo pese a la subida de los precios porque el mercado se concentra en las familias con mayor poder adquisitivo. El porcentaje de esfuerzo ha pasado del 21,4 % al 21,2 % en el último año en la capital del Túria y del 17,3 % al 16,5 % en el conjunto de la provincia.

Un ejemplo del sobreesfuerzo que requiere el alquiler en comparación con la compra es lo que ocurre en un edificio de obra nueva del barrio de Malilla donde el arrendamiento de una vivienda de 100 metros cuadrados cuesta 1.200 euros al mes y las cuotas para hacer frente a la hipoteca de un piso idéntico rondan los 700 euros, La clave es que para conseguir la hipoteca hay que disponer de 50.000 euros ahorrados.

El coste medio de los alquileres ha subido de media 600 euros al año en València. La capital del Túria lidera junto a Barcelona el alza del precio de las rentas debido a la falta de oferta y al incremento de la demanda por las familias que no pueden acceder a la compra de una vivienda. El alquiler ha subido más que el IPC en 13 distritos valencianos.

Evolución de la inflación

Desde el pasado marzo de 2021, la evolución de la inflación no ha parado de crecer cada mes hasta alcanzar una tasa del 8,3 % interanual a cierre de abril de 2022, la más alta de los últimos 36 años. Desde hace un año, a los inquilinos a los que les ha tocado la revisión anual de su contrato de arrendamiento han tenido que negociar una subida de sus rentas. Sin embargo, los alquileres han subido de media un 9,8 % en València y un 11,8 % en Barcelona, las dos grandes capitales españolas que acumulan un mayor incremento.

En la capital del Túria, los alquileres se han incrementado por encima de la tasa de inflación en casi todos sus distritos. En Poblats Marítims un 18,2%, Rascanya (14,9%), Benimaclet (14,4%) y El Pla del Real (14,1 %). Les siguen, por encima del 10 %, L’Olivereta (13 %), Algirós (12,8 %), Ciutat Vella (12 %), Campanar (10,3 %), y L’Eixample (10,2 %). Otros tres distritos valencianos han visto subir los precios de los alquileres más del 8,3 % de la tasa de inflación. Son Quatre Carreres (9,7 %), Benicalap (9,2 %) y Camins al Grau (8,3 %). Solo tres distritos han experimentado incrementos del IPC por debajo: Patraix (3%), Jesús (1,4%) y La Saïdia (0,8%).

Los pisos de alquiler más caros de València están en Ciutat Vella (por la demanda turística) con una renta media de 11,9 euros el metro cuadrado al mes, seguidos de los de l’Eixample (10,7 euros) y Poblats Marítims. El distrito más económico es Jesús con pisos a 7,9 euros el metro cuadrado al mes.

Compartir el artículo

stats