Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación del ERTE aboca a Ford Almussafes a otro primer semestre en niveles de producción pandémicos

La dirección ampliará el expediente en vigor hasta con hasta 12 jornadas de paro adicionales hasta el 31 de julio. La factoría valenciana lleva fabricados 103.000 vehículos en el año, un 24 % más que el primer semestre de 2021 y en la línea de 2020

Trabajadores de un lineal de Ford Almussafes, en un paro de protesta tras el anuncio de despidos. UGT

Los cerca de 6.000 empleados de Ford Almussafes seguirán trabajando al ralentí al menos hasta el 31 de julio. La dirección de la compañía ha anunciado este viernes que ampliará el actual expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), diseñado para abarcar todo el segundo trimestre, hasta esa fecha para añadir entre diez y doce días de paros ante la continuada falta de componentes, agravada ahora por el atasco marítimo en puertos asiáticos. El nuevo expediente afectará a toda la plantilla, pero queda pendiente concretar el calendario y las líneas afectadas, algo para lo que la empresa ha citado el lunes a los sindicatos.

La factoría valenciana, que no sabe lo que es trabajar sin ERTE en vigor en lo que va de 2022, se instala de esta forma en el ritmo productivo que trajo la covid primero y la escasez de chips después y se encamina a otro primer semestre en cifras de actividad muy similares a las que registró durante los primeros seis meses de pandemia, cuando fabricó 113.300 vehículos tras estar dos semanas cerrada por orden del Gobierno.

Según los datos de producción a los que ha tenido acceso este diario, Ford Almussafes ha sacado a la calle en lo que va de año 103.739 unidades, lo que le vale para superar ya en un 24 % el aciago 2021 (83.500 vehículos). Pese al repunte, el dato únicamente le sitúa en condiciones de igualar el primer semestre de 2020. Un logro discreto si se tiene en cuenta que en 2019, con el sector ya sufriendo una caída en la demanda por los cambios en la movilidad, Almussafes produjo 192.500 automóviles.

Modelos obsoletos

El desglose de la producción evidencia el escaso tirón de la mayoría de vehículos que fabrica la planta valenciana y la necesidad de recibir los nuevos modelos eléctricos, por los que pelea con Saarlouis (Alemania), para espolear la demanda y aumentar la carga de trabajo.

El problema para Almussafes, como han venido advirtiendo los sindicatos, es que ni la hipotética adjudicación de los contratos de eléctricos va a evitar unos años complicados en la planta valenciana, pues estos no empezarán a fabricarse hasta 2026. Algo que corroboró el CEO de Ford en Europa, Stuart Rowley, cuando a principios de mes avanzó que la plantilla valenciana deberá someterse a un "redimensionamiento" incluso si resulta ganadora del concurso interno con Saarlouis.

El Kuga y la Connect concentran casi el 90 % de la producción de la planta, con los otros tres modelos sumando apenas 10.000 unidades

decoration

Los despidos parecen asegurados en ese trienio, si bien el alcance de los mismos dependerá en buena medida del Kuga. Este modelo aglutina casi el 60 % de la fabricación total de Almussafes, con 62.121 unidades, y es el que cuenta con un mayor recorrido por delante hasta el fin de su contrato en 2026. La otra 'salvadora' de la planta valenciana es la furgoneta Transit Connect, con 31.353 unidades, y que supone otro 30 %. El Mondeo (4.022), la S-Max (3.655) y la Galaxy (2.588) se combinan para suponer apenas un 10 % de cuota y unos volúmenes residuales.

Tras el fin del contrato del Mondeo el pasado mes de abril, la próxima en finalizar su recorrido en Almussafes será la Connect a finales de año, dejando un importante vacío en cuanto a la carga de trabajo. Por su parte, el ciclo de la S-Max y la Galaxy está programado a lo largo de 2024. A partir de ahí, solo el Kuga podrá sostener a Almussafes hasta la llegada de los ansiados eléctricos.

Trabajadores de Ford en Almussafes durante el paro de esta mañana Levante-EMV

Compartir el artículo

stats