Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los promotores frenan nuevas obras en la C.Valenciana tras subir los ladrillos un 300%

El incremento del precio de los materiales y del coste de la energía amenazan el margen de las inmobiliarias y algunas ralentizan su actividad para no edificar a pérdidas

Trabajos en un edificio de València cuya construcción avanza con normalidad, ayer. German Caballero

Los promotores han comenzado a frenar nuevos proyectos inmobiliarios en la Comunitat Valenciana por la subida de los coste de construcción, según confirmaron ayer fuentes del sector. Las inmobiliarias ven inasumibles incrementos como los del ladrillo, cuyo coste ha aumentado un 300 % en el último año. Las empresas también están teniendo problemas con el suministro de acero por la reducción de la producción tras la invasión rusa de Ucrania. En este contexto, algunas firmas han optado por detener sus proyectos para no construir a pérdidas.

El precio de un ladrillo ha pasado de 15 céntimos a 60 céntimos por el alza del precio de la energía. «La energía determina el 90 % del coste de producción de los ladrillos. Están fabricados con arcillas y se requiere una gran cantidad de energía para su cocción», apuntan fuentes del sector. Las inmobiliarias que mantienen los proyectos en marcha están reduciendo el uso de ladrillos. «Tradicionalmente se utilizan para los muros de carga y para la separación entre viviendas. Ahora para separar las viviendas utilizamos panales prefabricados», añadieron las mismas fuentes.

El indice de los costes de construcción alcanzó en marzo su máximo histórico con 123,8 puntos básicos, según la estadística publicada por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma). El índice avanzó un 2,1 % de febrero a marzo tras la entrada de Rusia en Ucrania. Entre los materiales que más se han encarecido (al margen de los propios ladrillos) destaca el acero, que en marzo acumulaba un incremento interanual del 51 %.

Espiral alcista

El aumento de los precios a cierre de 2021 fue generalizado: aluminio (33 %), cobre (22 %), madera (32 %), petróleo (46 %), gasoil A (26 %), electricidad (584 %), y gas (278 %). La situación, «lejos de resolverse, se agravó en el primer trimestre de 2022». El sector de la construcción prevé que el precio de los materiales siga subiendo hasta finales de 2022.

El margen de ganancia de las promotoras ronda entre el 15 y el 18 %. El problema de las empresas es que el negocio se basa en el respeto del precio una vez se formaliza la venta sobre plano y si la obra se demora (por ejemplo por los retrasos en la concesión de la licencia) las promotoras corren el riesgo de construir a pérdidas.

Los promotores advierten de que los principales problemas los están teniendo con el encarecimiento del acero, el cobre, el aluminio y la madera.

La paralización de los proyectos se produce en un contexto de desequilibrio entre la oferta y la demanda. La disponibilidad de obra nueva en la capital del Túria se ha desplomado un 50 % en los dos últimos años esencialmente porque la oferta de suelo de València se está agotando (quedan solares pequeños que no interesan a las grandes promotores). El precio medio del metro cuadrado de la vivienda de obra nueva ronda los 2.300 euros el metro cuadrado tras subir con fuerza en los últimos meses en todos los distritos de la ciudad. En distritos como Extramurs y Campanar el coste de la obra nueva creció un 40 % en 2021 por la falta de oferta.

Un segundo problema para el sector son los retrasos en la concesión de licencias de obras, que en València rondan los 18 meses frente a los 2 meses que tardan los mismos trámites en poblaciones como Torrent. De hecho, las dificultades para construir en la capital del Túria ha provocado que las grandes inmobiliarias desplacen sus promociones al área metropolitana donde se ha extendido la construcción de edificios de alquiler ante las dificultades de los jóvenes para comprar su primera vivienda.

Esta situación se produce en un momento en el que la demanda está disparada tanto en obra nueva como en segunda mano. La compraventa de viviendas aumentó un 16,3 por ciento en la Comunitat en abril, respecto al mismo mes del año pasado, al registrarse 6.383 operaciones, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Compartir el artículo

stats