Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El papel decisivo jugado por el director de fabricación de la planta

El trabajo de UGT, el Gobierno central y la Generalitat han contribuido al éxito

Dionisio Campos. | PERALES IBORRA

Pese a sus muchas virtudes, la planta de Almussafes tenía en Saarlouis a un serio competidor, no en vano el mercado alemán es clave para la multinacional en Europa, además de que es en Colonia donde la firma norteamericana tiene su sede en el viejo continente. No obstante, fuentes conocedoras del proceso aseguran que la unidad de acción y la discreción desde España, además del trabajo previo de las últimas décadas, han sido determinantes para que la planta valenciana haya sido la ganadora.

En este sentido, las citadas fuentes sitúan en un lugar de honor, como hizo el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su intervención de ayer, al director de fabricación de la factoría de Almussafes, el castellonense Dionisio Campos, un «gran conocedor de Ford Europa» que antes de volver a Almussafes estuvo al cargo de la filial de Rumanía. También recalcaron el papel de UGT, que ha lidiado con las medidas laborales que han contribuido a la decisión pese a la oposición del resto de sindicatos. El Gobierno central «se ha volcado» y como muestra de ello pusieron la visita a Detroit de la ministra de Industria, Reyes Maroto. Las autoridades germanas, por su parte, «solo han apretado en las últimas semanas», cuando atisbaban el desastre. Por último, ha sido esencial el trabajo de la Generalitat, que siempre ha apoyado a la multinacional con convenios para infraestructuras y formación y reuniones de seguimiento continuas. Un «acompañamiento que se mantendrá en el nueva etapa».

Compartir el artículo

stats