El Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), dependiente de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, ha recibido un total de 92 proyectos en la tercera edición de la línea de ayudas para impulsar las instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica en comunidades de energías renovables.

Se trata de una línea dirigida a cualquier comunidad de energías renovables o comunidad energética y ayuntamientos, así como a las comunidades de propietarios, a través de la cual se subvenciona hasta en un 45 % el coste de los proyectos de las instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica a partir de energías renovables o energías residuales en régimen de comunidades de energías renovables.

Hay que destacar que el presupuesto para 2022 asciende a cinco millones de euros, lo que supone un incremento del 150 % respecto al presupuesto de 2021, que fue de dos millones de euros. 

Ivace Energía respaldó 48 iniciativas el pasado año 2021 con un total de dos millones de euros

Este aumento presupuestario, tal y como ha explicado el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafael Climent, “es consecuencia del compromiso de la conselleria y el Ivace Energía por este tipo de comunidades, que contribuyen a la democratización energética, y en las que los ciudadanos y ciudadanas se convierten en  en parte activa que participa y se beneficia de la producción, gestión y consumo de energía a nivel local”.

La cuantía máxima subvencionable por proyecto será de 200.000 euros y hay que recordar que, el pasado año 2021, el Ivace respaldó un total de 48 proyectos de Comunidades Energéticas Locales (CEL) en la Comunitat Valenciana. 

En 2021 el Ivace financió 48 Comunidades Energéticas Locales (CEL).

En 2021 el Ivace financió 48 Comunidades Energéticas Locales (CEL). ED

A través de este tipo de comunidades, la ciudadanía se puede organizar para producir, autoconsumir, gestionar y almacenar su propia energía, generando beneficios no solamente energéticos, sino también medioambientales, económicos y sociales a sus miembros o a las localidades donde se lleve a cabo su actividad.

Según Climent, las comunidades energéticas locales son un elemento “clave” en la transición energética y desde el Ivace “se han venido liderando” las acciones para lograr el desarrollo e implantación masiva de las CEL en nuestro territorio, “apoyando todos aquellos proyectos que contribuyen a su implantación y siendo pioneros en la puesta en marcha de una línea específica de ayudas a las comunidades energéticas”.

Beneficiarios de las ayudas

Ivace Energía subvenciona hasta un 45 % del coste de las instalaciones de energía solar fotovoltaica para la generación y autoconsumo colectivo.

No obstante, la intensidad de la ayuda podrá incrementarse en hasta diez puntos porcentuales para  medianas empresas y en hasta 20 puntos porcentuales para  las pequeñas empresas, ayuntamientos, entidades públicas e instituciones sin ánimo de lucro.

Las comunidades aportan beneficios medioambientales, económicos y sociales.

Las comunidades aportan beneficios medioambientales, económicos y sociales. ED

Se considera comunidad energética renovable la entidad jurídica que se base en una participación abierta y voluntaria, autónoma y efectivamente controlada por sus miembros, situados en las proximidades de los proyectos propiedad de la agrupación, que sean personas físicas, pymes o autoridades locales, incluidos los municipios, y que desarrolle proyectos de energías renovables, eficiencia energética y/o movilidad sostenible.

La finalidad de la actividad de la agrupación ha de ser proporcionar beneficios medioambientales, económicos o sociales a sus miembros o a las zonas locales donde opera en lugar de ganancias financieras.