Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía y la patronal se enrocan sobre la feria

El departamento dirigido por Compromís aboga ahora por ampliar el futuro consejo de administración incluso por encima de los 21 vocales y la CEV se opone

Instalaciones de Feria Valencia Levante-EMV

Una organización de comerciantes -Unión Gremial- está torpedeando, como agente pasivo, el último paso para el nacimiento de la nueva Feria València, que no es otro que la aprobación de sus estatutos y la composición de su consejo de administración. La conselleria de Economía quiere a toda costa que tenga una plaza directa, no solo por la influencia de su subsecretario, Natxo Costa, que llegó a la Generalitat desde la gerencia de dicha asociación, sino porque Compromís apenas tiene penetración en el mundo asociativo empresarial y Unión Gremial es uno de sus escasos aliados. El problema es que esta organización abandonó hace tres décadas la actual patronal autonómica. La CEV tiene en su seno a Confecomerç, que representa al comercio, y para ella es un 'casus belli' que Unión Gremial tenga plaza y Confecomerç, no. Tampoco lo apoya la Cámara de Comercio de València, donde Unión Gremial, pese a intentarlo, no ha logrado ninguna plaza en la reciente renovación de su pleno.

El lunes, Economía firmó el decreto que debía aprobarlo el viernes el pleno del Consell, con una fórmula de 16 vocales que da plaza a la asociación de comerciantes. Rompía así el pacto con patronal, Cámara y conselleria de Hacienda por el que la corporación cameral ganaba una plaza (de dos a tres) con el compromiso de que en una de ellas designara a Unión Gremial. La conselleria de Compromís trataba con esta maniobra que fuera el conseller de Hacienda, Arcadi España, es decir, los socialistas, los que salieran en defensa de la patronal y dieran al traste con su propuesta para identificarlos como el partido de los empresarios. España, que tiene que firmar el decreto antes de que sea enviado al pleno del Consell, ya ha dejado claro que no lo suscribirá hasta que Economía cierre un pacto con la patronal, que no parece próximo porque las posiciones están enrocadas.

El departamento que dirige Rafa Climent ha propuesto ahora otra fórmula que pasa por elevar el número de consejeros, incluso por encima de los 21, para dar satisfacción a todos, aunque esta opción comporta dos graves problemas: que el consejo se convertirá en un galimatías y que será necesario modificar la legislación para superar el número de 16 vocales en los órganos de gobierno de empresas públicas, como sería el caso. Esto último podría demorar la modernización de Feria Valencia medio año. La solución al primer inconveniente es crear una comisión delegada del consejo, un miniconsejo que tome las decisiones fundamentales. Otro problema es que Unión Gremial seguiría con plaza directa. La patronal lo ha rechazado. Mantiene la fórmula acordada por las cuatro partes de la entrada a través de la cámara con un consejo de 16. Climent y el presidente de la CEV, Salvador Navarro, se vieron el martes por la noche y el primero emplazó al segundo a seguir conversando. Ayer no habían retomado el contacto. Si no hay un cambio de última hora, este viernes, el Consell no tomará decisiones, en contra de lo previsto.

Compartir el artículo

stats