Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas de eventos no encuentran 3.000 operarios pese a subir un 30% el salario

La avalancha de espectáculos tras dos años de pandemia descuadra las plantillas en la Comunitat Valenciana

Concierto de Miss Cafeina en el Festival de Les Arts de València celebrado a principios de junio. EDUARDO RIPOLL

Las empresas de eventos de la Comunitat Valenciana no encuentran trabajadores para cubrir la avalancha de espectáculos que se han programado este verano. Los empresarios valencianos calculan que necesitan 3.000 operarios y lamentan los problemas que están teniendo para cubrir las plantillas pese al elevado nivel de paro. Los sueldos en el sector han subido entre un 30 % y un 40 % respecto a 2019 con nóminas que oscilan entre los 1.600 y los 1.800 euros al mes. La firma de contratación Adecco advierte de que es un problema generalizado que afecta a otros sectores como la hostelería, la automoción, la industria agroalimentaria o la logística.

Javier Montava, gerente de la empresa Babalú Group Producciones, explica que el volumen de conciertos y todo tipo de espectáculos se ha duplicado respecto a 2019 (último verano antes de la pandemia). «Los ayuntamientos y los organizadores de eventos quieren programar este verano lo que no han hecho en los últimos dos años y estamos teniendo muchos problemas para encontrar montadores de andamios o técnicos de iluminación y de sonido», asegura.

El responsable de la empresa de montaje de eventos Babalú insiste en que no es un problema de salarios. «De media los sueldos están entre 1.600 y 1.800 euros al mes. Es entre un 30 % y un 40 % más que en 2019. Sin embargo, mucha gente no está dispuesta porque son muchas horas al sol», asegura.

Montava alerta de que ante la situación actual hay un peligro real a que algunos eventos no se puedan celebrar este verano. «Un concierto no se puede celebrar si no cuentas con personal de seguridad, o técnicos de sonido y producción. No es viable», añade.

En la Comunitat Valenciana hay 250 empresas especializadas en la celebración de eventos y muchas trabajan por toda España. Babalú Group tiene contratados este verano 120 eventos. «Son ocho a la semana», puntualiza Montava, que atiende a Levante-EMV desde un montaje en Valladolid.

Desequilibrio

Víctor Tatay, director regional de Adecco, explica que el principal problema es que «hay un exceso de demanda» y no todos los desempleados están capacitados. «En España hay tres millones de parados y un millón son desempleados de larga duración. Ese millón tiene muy difícil reincorporarse al mercado laboral porque las empresas demandan competencias que no tienen. Hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda», advierte.

El responsable de Adecco en la Comunitat Valenciana insiste en que es un problema que se da en otros sectores como «en la industria en general, la hostelería, la automoción, las empresas cárnicas e incluso el sector financiero». «Mucha gente no está dispuesta a trabajar tres meses en una oficina bancaria con un horario de 8 a 3», advierte Tatay, El directivo lamenta que las «políticas de empleo» no ayudan porque algunas personas prefieren cobrar un subsidio. «Es necesario ir a políticas activas de empleo. El mercado laboral es muy rígido y tenemos un problema importante con el paro de largo duración», subraya.

110.000 vacantes

Según Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, detrás de este problema en el mercado laboral «se esconden enormes desajustes en sectores, territorios, titulaciones, ocupaciones, habilidades, propósitos… y nuevos bailes de cifras que nos deben llevar a la reflexión: 110.000 vacantes (a nivel nacional) según el Consejo Económico y Social, de las que 20.000 corresponden al sector transporte, 30.000 en la construcción … y 50.000 al empleo público” y sin tener en cuenta las necesidades de sectores como la hostelería.

Los hosteleros y hoteleros valencianos también están teniendo problemas para cubrir miles de empleos ante la reactivación del sector del ocio y la vuelta del turismo de masas. La pandemia deshizo parte de las plantillas de bares, restaurantes y hoteles, y muchos afectados por los ERTE han cambiado de profesión. Los empresarios confiesan que es una situación «incomprensible» ante los altos niveles de paro que sufre España. En un momento en el que el país cuenta con medio millón de trabajadores más que antes de la pandemia, la hostelería emplea a 73.362 personas menos.

Compartir el artículo

stats