Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gestión de Ford de la crisis de componentes aviva la guerra de Saarlouis frente a Almussafes

La planta alemana acusa a la multinacional de "priorizar" factorías como la valenciana en los repartos de semiconductores en Europa

Salida de trabajadores de la factoría Ford, tras conocer el anuncio para fabricar coches eléctricos. PERALES IBORRA

Sería lo más lógico pensar que la decisión de Ford el pasado 22 de junio de otorgar a Almussafes la plataforma GE2 para fabricar en el futuro nuevos vehículos eléctricos puros suponía un punto y final a cualquier vinculación de la planta valenciana con el presente y futuro de la factoría perdedora en el dictamen de la multinacional: la de Saarlouis (Alemania). Sin embargo, no es así. Porque la gestión que la marca del óvalo está haciendo en torno a la crisis de componentes, un problema mundial que está afectando a las cadenas de suministros y cuyos perjuicios se han visto incrementados por otros sucesos como la guerra en Ucrania, ha reavivado la 'unión' entre ambas plantas de la marca del óvalo.

Los responsables del Comité de Empresa de Saarlouis, según han adelantado varios medios alemanes en las últimas horas, han realizado un comunicado en el que apuntan que la multinacional no estaría haciendo entre sus plantas europeas una distribución "uniforme" de los semiconductores disponibles, priorizando así aquellas plantas que en el Viejo Continente están fabricando dos de sus modelos estrella en ventas como el Ford Puma (que se fabrica en la planta que la empresa tiene en la rumana Craiova) o el Ford Kuga, que se produce en Almussafes en sus versiones de combustión, híbrido enchufable e híbrido autorecargable.

En la planta de Saarlouis se producirá hasta 2025 el Ford Focus, un modelo cuyas ventas están a la baja y que se apunta que podría dejar de fabricarse en los próximos años. Sería en esta realidad en la que Ford estaría priorizando plantas como la valenciana antes que la situada en la región del Sarre. “Ford está priorizando la distribución de componentes en detrimento de las ubicaciones alemanas”, critican -según los citados los medios alemanes- los trabajadores de Saarlouis en su comunicado, una realidad que apuntan estaría provocando más paros y reducciones de producción en las planta alemana que en otras.

Reducción de los Erte en Almussafes

No en vano, esta situación contrasta con la evolución del expediente de regulación temporal de empleo (Erte) vigente en Almussafes, donde ayer la empresa redujo sus primeros dos días de paros en julio en las operaciones de vehículos eliminando las detenciones previstas para mañana (en el sistema A en ambos turnos, aunque el sistema B no producirá en los turnos de mañana y tarde) y el próximo lunes. Dos días antes, el lunes, Ford ya canceló los paros previstos en el montaje de motores para hoy y mañana, así como la parada que estaba fijada para el lunes. En cuanto a los mecanizados, la empresa acordó ese mismo día con los representantes sindicales de la planta valenciana eliminar los días de Erte previstos para el próximo sábado y domingo (2 y 3 de julio).

A esta circunstancia se suma que, según pudo saber este diario la pasada semana de fuentes conocedoras de la situación logística de la planta, la multinacional habría estado realizando grandes esfuerzos para evitar los paros. Así, Ford habría fletado transportes extraordinarios como furgonetas, helicópteros o aviones para que llegara material a la factoría y no parar. Esto significaría que los coches fabricados en las últimas semanas en la planta estarían saliendo más caros de lo habitual, ya que la empresa se está saltando para asegurar las piezas de sus vehículos su cadena de suministros optimizada.

Negociaciones por el futuro de Saarlouis

Más allá del tema logístico, en Saarlouis continúan buscando una solución para sus 4.600 trabajadores tras la decisión de la marca del óvalo la pasada semana. Ante esta realidad, el comité de empresa habría rechazado, según apuntan varios medios en Alemania, la solicitud de la dirección de la multinacional para trabajar a tiempo parcial durante el mes de julio. Además, en las últimas horas, el ministro de Economía del Sarre, Jürgen Barke, se ha reunido con Ford para tratar cómo continuarán las cosas a partir de 2025 y cómo afectará a los trabajadores de la planta alemana. 

Compartir el artículo

stats