Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRANSPORTE

Los costes del gasóleo y la falta de conductores amenazan al 50% las empresas valencianas del transporte

El combustible se dispara un 70 % y llenar el depósito cuesta ya 830 euros más que hace un año

Camiones en una autovía valenciana. Miguel Angel Montesinos

Los transportistas de la Comunitat Valenciana se encuentran con el agua al cuello. Este sector empresarial, que cuenta con una de las mayores flotas de camiones de España, denuncia “la asfixia” que viven estos profesionales ante la escalada desbocada del precio del combustible y la falta de conductores. Esta es la principal conclusión de la encuesta realizada por la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET). Así, los costes del gasóleo y la falta de conductores amenazan el futuro de la mitad de las empresas valencianas del transporte, según la patronal que preside Carlos Prades. En la Comunitat Valenciana, existen 14.800 empresas en las que trabajan más de 94.000 profesionales de transporte.

El 90% de los transportistas valencianos denuncian la asfixia del sector por la escalada del combustible y la falta de conductores Según el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el combustible ya se sitúa en de 2,1 euros por litro, un 70% más caro que en junio del año pasado. En cifras, llenar con 1.000 litros el depósito cuesta 830 euros más que en 2021 

A este aumento se le suma el encarecimiento de otras partidas como la compra de vehículos: en un año, el coste de un camión se ha incrementado un 30% pasando de 80.000 euros a 110.000. Además, la falta de conductores ya es, junto a los bajos precios del transporte, el segundo problema que más preocupa al sector. "Se estima que la mitad de las empresas se ven afectadas por esta carencia, que puede llegar a paralizar las operativas". aseguran fuentes de FVET. 

En el primer semestre de 2022, el 25% de las empresas ha aumentado el volumen de operativas. Sin embargo, la escalada de costes lacra la rentabilidad del transporte. Respecto al segundo semestre, el transporte valenciano prevé mejorar la situación como consecuencia de la consolidación del recargo por la variación del precio del combustible. Carlos Prades ha defendido la necesidad “de incrementar las ayudas directas para el transporte y apostar por profesionalizar el sector para mejorar la rentabilidad”.

La escalada de costes lacra la rentabilidad del transporte de la C. Valenciana, que cuenta con 14.800 empresas en las que trabajan más de 94.000 personas

decoration

Llenar en depósito

Llenar un camión articulado de carga general de 1.000 litros, con el que se podrían recorrer 2.860 kilómetros, cuesta 838 euros más que en 2021. Esto, para una flota media de cuatro vehículos, supone un coste de 3.252 euros más que el año anterior.

“El combustible ha pasado de significar un 30% a un 40% de nuestros costes directos. Los asociados aseguran que este incremento puede provocar cierres de empresas, un escenario que puede empeorar aún más si cabe porque no es la única partida que está creciendo”, afirma el presidente de FVET. 

Desde el punto de vista de la federación, al incremento salarial del 6,5% acordado en el convenio colectivo, también se añade la adquisición de vehículos. “Si el año pasado un camión de carga general costaba 80.000 euros de media este año asciende a 110.000 euros, un 30% más”, añade Prades.

La falta de conductores paraliza operativas

La falta de conductores es otro de los principales problemas. Este déficit ha pasado de afectar a 1 de cada 3 empresas en 2021, a la mitad de los encuestados. “A corto plazo, necesitamos incorporar de forma inmediata en torno a 2.000 conductores y, a largo, un relevo generacional. La falta de chóferes ya supone operativas paradas”, explica el vicepresidente de FVET, Juan Ortega.

A la hora de hacer balance del primer semestre de 2022, según la patronal sectorial, una de cada cuatro empresas asegura que ha aumentado el volumen de operativas en un 25%. Pero este crecimiento de actividad no va acompañado de un incremento de ingresos. “Solo un 15% de los encuestados ha experimentado un repunte de ingresos y, en la mayoría de los casos, ha sido inferior al 25%. Las problemáticas que apuntamos minimizan la rentabilidad del transporte valenciano”, asegura Carlos García, secretario general de la federación.

 

 

Compartir el artículo

stats