Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vehículos eléctricos

Una minera aspira a fabricar “millones” de baterías para vehículos con níquel gallego

El informe independiente del proyecto Corcel, de la sueca Eurobattery, estima en unos 60 los millones de toneladas del yacimiento | Su precio se ha disparado con la invasión rusa

Un operario durante las prospecciones. / EUROBATTERY

Maíz, acero, aluminio, manganeso, petróleo, litio, gas, trigo... Son multitud las materias primas que han sucumbido por completo al vendaval de la volatilidad como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, en unos mercados ya de por sí poco dados a la previsibilidad y fans de las posiciones cortas. Pero fue un producto el que marcó el summum en esta escalada de locura: su símbolo es Ni, con número atómico 28. El níquel llegó a cotizar por encima de los 100.000 dólares la tonelada en la jornada del 8 de marzo –ayer se pagaba a 21.600–, pasto de una ondanada especulativa que forzó a la Bolsa de metales de Londres (London Metal Exchange) a suspender todas las transacciones y poner un cepo a los precios. Es una materia prima fundamental no solo para la fabricación de material bélico, por tanto estratégica, sino también para la producción de baterías para coches eléctricos. El adiós a los vehículos térmicos que prevé fechar Bruselas para 2035 acelera todavía más este camino hacia la electrificación, que España afronta, de momento, con dos proyectos de plantas de baterías en Valencia y Extremadura. Pero una empresa minera reivindica ahora el protagonismo de Galicia en este proceso como proveedora neta de níquel.

Se trata de la sueca Eurobattery Minerals, que ha recibido los resultados de las prospecciones de terrenos en Castriz (Santa Comba), donde también se llegaron a buscar diamantes a finales del siglo XIX y cobre y cobalto en los años setenta. El informe establece que el denominado proyecto Corcel arroja cantidades abundantes de níquel. “Podrá producir minerales para unos cuantos millones de baterías de coches con capacidad de 60 kilovatios hora (kWh)”, señala la compañía. “No es una ilusión. Es un hecho, probado por un informe elaborado de acuerdo a las directrices del CIM (Canadian Institute of Mining, Metallurgy and Petroleum). Siempre hemos creído en ello, y ahora tenemos la prueba”, enfatiza su director general, Roberto García Martínez. Hasta el momento, la minera ha evaluado los resultados del equivalente a 5,6 millones de toneladas de roca, con una proporción de níquel del 0,23%. “Fácilmente se podrían alcanzar los 60 millones de toneladas” con una densidad del 0,25% de esta materia prima.

Portugal se ha erigido en un pretendido bastión ibérico de suministro de litio, otro material utilizado para baterías de vehículos; esta compañía sueca, que cotiza en los mercados Nordic Growth Market y Börse Stuttgart, quiere hacer lo propio de Galicia con el níquel. Un equipo colaborador de Tesla, dirigidos por el investigador Jeff Dann, desveló hace escasas cuatro semanas un nuevo diseño de baterías de níquel que podrían durar hasta cien años, antes de tener que mandarlas a reciclar, siempre y cuando su temperatura se mantuviera en el rango de los 25º.

“Ahora podemos predecir de manera concreta que, con solo una décima parte del volumen total del yacimiento Corcel, podremos extraer níquel para cerca de medio millón de baterías de automóviles”, abundó García Martínez. Entre las potencialidades que Eurobattery ha encontrado para su proyecto gallego está la “proximidad” a los puertos de Vigo y A Coruña. 

Compartir el artículo

stats