Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford acerca su sede social a Valencia tras la electrificación de Almussafes

La Generalitat reconoce que hay contactos verbales pese a que la multinacional mantiene la discreción

Interior de la fábrica de Ford en Almussafes, a comienzos de este mes de julio Miguel Angel Montesinos

A escasos días de que se cumpla un mes desde que Ford adjudicó su plataforma GE2 para fabricar vehículos eléctricos puros a la planta de Almussafes, la multinacional del óvalo podría realizar otro movimiento que beneficiaría a la Comunitat Valenciana: el de retornar su sede social desde Alcobendas (Madrid) a Valencia tras décadas en la capital.

En concreto, según adelantó ayer ‘Valencia Plaza’ y reconocieron a este diario fuentes de la Generalitat, actualmente existen contactos verbales en busca de un acuerdo para que se produzca la domiciliación de la filial con la que Ford lleva a cabo su negocio en España en el territorio valenciano. Pese a ello, en un acto en Benidorm, el president de la Generalitat, Ximo Puig, eludió comentar al respecto.

En un acto en Benidorm, el president de la Generalitat, Ximo Puig, eludió comentar al respecto de la reivindicación histórica

decoration

Esta petición resulta una reivindicación histórica reclamada por Ejecutivos autonómicos de distinto signo político. No en vano se ha dado la circunstancia que, durante décadas, el domicilio social de la compañía -por ejemplo, la tributación de sus altos cargos- se ha encontrado en la capital de España, mientras el buque insignia de su producción en el sur de Europa se hallaba en Almussafes, con alrededor de 6.000 trabajadores actualmente en la factoría. 

De momento, frente a las preguntas de Levante-EMV sobre si el acuerdo para el traslado estaría cerca y se podría así dar en los próximos meses, diferentes fuentes de la compañía con sede central en Detroit han evitado dar su opinión sobre si hay un pacto verbal, aunque lo han tildado de «especulación» que no van a comentar.

Un cambio fiscal relevante

Con el futuro garantizado en Almussafes, el cambio de sede social abriría un nuevo horizonte fiscal para la Comunitat. En este sentido, el 50 % de lo recaudado en un impuesto como el IRPF -el otro 50 % es para el Estado- entre los altos cargos de Ford pasaría así de ser para Madrid a ser para la hacienda valenciana. A ello se sumarían otros tributos como el de Transmisiones Patrimoniales o el de Actos Jurídicos Documentados, un cambio económico que se produciría en medio del conflicto por la fiscalidad de la autonomía valenciana con Madrid.

Trabajos en Ford Almussafes. Miguel Angel Montesinos

En este sentido, en varias ocasiones, Puig ha criticado el ‘dumping fiscal’ madrileño y su búsqueda continúa de centrifugación de empresas en la capital, un choque que podría avivarse con otro foco de salir adelante la decisión.

Compartir el artículo

stats