Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La banca inunda de locales vacíos las calles de la C. Valenciana tras cerrar 338 sucursales en un año

La red de oficinas bancarias disminuye un 16 % en las tres provincias valencianas y cae al nivel de 1976

Sucursal de CaixaBank que acaba de cerrar en la avenida Tres Forques de València. LOYOLA PEREZ DE VILLEGAS MUÑIZ

La banca está inundando de locales comerciales vacíos las calles de la Comunitat Valenciana con más de trescientos treinta cierres en un año. Las consultoras inmobiliarias advierten de que este tipo de locales es complicado de colocar porque los bancos han estado pagando un sobreprecio a cambio de obtener las mejores localizaciones (normalmente las esquinas de las manzanas). La red de oficinas bancarias de las tres provincias valencianas ha disminuido un 16 % en el último año, según datos del Banco de España a 31 de marzo, y ha caído al nivel de 1976. Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 la oferta de oficinas se ha desplomado un 60 %.

Los bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito que operan en la Comunitat Valenciana cerraron entre el 1 de abril de 2021 y el 31 de marzo pasado 338 oficinas con lo que el número queda reducido a 1.766 frente a las 2.104 que había el año pasado. En el conjunto de España, la banca ha reducido un 18,3 % su red de oficinas. En concreto, la red de sucursales en el país terminó en marzo en 18.566, una cifra que no se registraba desde 1976 poco antes del comienzo de la serie histórica sobre la evolución de las oficinas en España en 1975. Con respecto al máximo histórico de 46.118 oficinas a cierre de septiembre de 2008 el descenso es del 59,8 %.

Jorge Caruana, director de Agencia y Gestión de Inmuebles de Olivares Consultores, subraya que hay que diferenciar la zona centro de ciudades como València donde los locales que deja la banca tienen una rotación más rápida y los barrios periféricos donde es más complicado porque los propietarios están acostumbrados a cobrar rentas muy altas. Además, la avalancha de locales vacíos procedentes de los bancos ha coincidido con la pandemia, que ha provocado una bajada de las rentas de entre el 10 y el 12 % en los locales comerciales situados en la calle Colón y las calles adyacentes y de entre un 20 y un 25 % en los de barrio.

Transformación

Un ejemplo de transformación de una sucursal bancaria en una tienda es el local de la calle Muro de Santa Ana de València junto a las Corts que durante años ocupaba una oficina de Bankia y donde acaba de abrir el establecimiento de productos gourmet Sabor a España (en una operación intermediada por Olivares). Como contrapunto, hay zonas de la capital del Túria como la calle Juan Llorens donde en un tramo de 150 metros se concentran hasta tres sucursales cerradas (dos de ellas desde hace años). Una de las alternativas que ya se está haciendo en Madrid es la transformación de las oficinas en viviendas, pero en la C. Valenciana está complicado por las reticencias de los ayuntamientos.

El proceso de integración de Bankia en CaixaBank ha acelerado el ritmo de cierre de sucursales. La tendencia se inició con la crisis financiera de 2008. Ese año la banca llegó al máximo de sucursales en la Comunitat Valenciana con 5.061 establecimientos. Desde entonces, la red valenciana de oficinas bancarias ha quedado reducida en un 65 %.

El cierre de oficinas se ha producido en todas las comunidades autónomas, aunque en mayor grado en Baleares (19.9 %), Murcia (-19,7 %), Cataluña (-19,4 %), Madrid (-18,5 %), Castilla -León (-18,3· %) y la Comunitat Valenciana (-16 %), si se comparan los datos a cierre de marzo con los del mismo periodo de 2021.

El recorte de sucursales responde a varios factores, entre ellos la búsqueda de la banca de una mejor eficiencia por la vía de la reducción de costes. Esto ha llevado a varias de las grandes entidades españolas como Santander, BBVA, CaixaBank o Sabadell a aplicar procesos de ajuste en los últimos años. La banca se ha justificando apelando a que el entorno persistente de tipos bajos o negativos (situación que ahora se ha revertido) ha minado sus márgenes de beneficios y ha lastrado su competitividad.

Compartir el artículo

stats