La gestión prudente del Grupo Cajamar, priorizando la mejora de la calidad del balance y destinando una parte sustantiva de los ingresos del negocio a provisiones y saneamiento y deterioro de activos financieros y no financieros, concretamente 238 millones de eurosrepercute en el resultado consolidado neto, que asciende a 50,1 millones de euros y supone un 12,3 % menos en términos interanuales. 

La calidad de los activos mejora con la disminución del activo irregular, consecuencia del descenso en 359 millones de los activos dudosos, un 24,3 % menos respecto al mismo periodo del año anterior, lo que facilita una reducción de la tasa de morosidad de 1,2 puntos y que se sitúe en el 2,97 %, 1,1 puntos por debajo de la media sectorial. Por su parte, los activos adjudicados netos disminuyen en 364 millones de euros, un 34,8 % inferior que el segundo trimestre de 2021. A su vez, las coberturas de los distintos componentes del activo irregular también se han reforzado tanto interanualmente como respecto al trimestre anterior; en concreto la tasa de cobertura de la morosidad hasta el 74,5 %, y la tasa de cobertura de activos adjudicados hasta el 64,8 %, una vez incorporadas las quitas producidas en el proceso de adjudicación.

El buen comportamiento del negocio, apoyado en la reactivación de la actividad comercial y en el aumento de la vinculación de la clientela, permite anotar un margen bruto de 593 millones de euros, gracias al impulso de las comisiones, que aumentan un 23,4 % interanualmente, fundamentalmente por las correspondientes a operaciones de desintermediación -seguros, fondos de inversión, planes de pensiones y consumo- que se incrementan un 30,9 %. Adicionalmente, la reciente subida de los tipos de interés acordada por el BCE hace prever una perspectiva favorable de los ingresos de la actividad bancaria en los próximos trimestres. 

De otra parte, los gastos de explotación continúan perdiendo peso en la cuenta de resultados y, en términos homogéneos de un semestre con otro, crecen un 2 %, muy por debajo de la inflación que aumenta en tasa interanual un 10,2 %.

Actividad comercial

El desarrollo de la actividad comercial repercute en el incremento interanual del 10,5 % de los activos totales, hasta los 62.292 millones de euros, y en el crecimiento del volumen total de negocio gestionado, que alcanza los 97.044 millones de euros. 

La coyuntura económica actual propicia que los recursos gestionados minoristas aumenten en 3.952 millones de euros, un 9,1 % más interanual, hasta los 47.188 millones de euros, principalmente por el incremento de los depósitos a la vista en un 14,6 % y los recursos fuera de balance, primordialmente por los fondos de inversión, que se elevan un 5,4 %, a pesar de la evolución de los mercados.

El crédito a la clientela sano crece un 6,4 % hasta los 35.075 millones de euros, con una cartera cada vez más diversificada, habiéndose destinado el 83,1 % a los segmentos estratégicos del Grupo, como son empresas, sector agroalimentario y familias.

La evolución positiva de la actividad comercial permite que el Grupo Cooperativo Cajamar continúe incrementando progresivamente su cuota de mercado nacional, tanto en inversión, del 2,9 %, como en depósitos, del 2,5 %; así como en seguros, a través de sus filiales Cajamar Vida, con una cuota en el mercado de seguros de vida y riesgo del 5,2 %, que le otorga la quinta posición en el ranking de primas; y Cajamar Seguros Generales, con una cuota del 4 % en primas de seguros del hogar, que le se sitúa en séptima posición del ranking.

Respecto a las soluciones financieras y flexibilidad de pago, dirigidas a clientes que han tenido dificultades transitorias como consecuencia de la pandemia, el volumen actual de los préstamos con garantía ICO asciende a 1.640 millones de euros y reduce su peso, que ya supone únicamente el 4,5 % del total de la inversión crediticia bruta, con un 96,3 % de las operaciones en la cartera sana