Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía

El Gobierno echará mano del superávit de la luz de 2021 para aliviar la presión de las cuentas este año

El real decreto ley energético aprobado el martes habilita usar las ganancias del sistema eléctrico del año pasado para facilitar la liquidez de las eléctricas reguladas

El Gobierno echará mano del superávit de la luz de 2021 para aliviar la presión de las cuentas este año. Europa Press

El Gobierno ha vuelto a habilitar el uso del superávit del sistema eléctrico del año pasado para aliviar los desajustes entre ingresos y costes que se producen mes a mes y evitar cualquier hipotético desfase a final de año. Así se desprende del real decreto ley de medidas energéticas aprobado el martes por el Ejecutivo y publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Los resultados del año 2021 todavía no son definitivos, pero el Gobierno da por hecho en el real decreto ley que ese ejercicio “finalizará con superávit”. La cifra provisional apunta a unas ganancias de 231,82 millones de euros, según publica la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En ese caso, dice la norma, se utilizará esa cantidad para cubrir los desajustes mensuales o un hipotético desajuste definitivo a cierre del ejercicio.

Según los últimos datos provisionales de la CNMC, las cuentas del sistema eléctrico en el mes de junio muestran un desfase en negativo de 1.051,8 millones de euros, aunque esta cifra es cambiante. Como explica la CNMC en su blog, cada mes se realiza la liquidación entre las obligaciones de pago y los derechos de cobro de las compañías reguladas con un cierto decalage entre el devengo y la recaudación. Para hacerse una idea, los ingresos de las facturas de enero no se reciben hasta el mes de marzo y así sucesivamente.

Estas desviaciones mensuales existentes entre ingresos y gastos son soportadas por las compañías con retribuciones reguladas del sistema eléctrico de forma proporcional a la retribución que les corresponda. Estas compañías son los operadores de las redes de transporte (Red Eléctrica) y distribución (grandes y pequeñas distribuidoras) y las más de 60.000 instalaciones renovables, de cogeneración y residuos (RECORE).

Por eso, el Ministerio para la Transición Ecológica justifica esta medida para facilitar la liquidez de las empresas con retribuciones reguladas del sistema eléctrico. Y así se destaca también en la exposición de motivos de la norma que establece como objetivo facilitar la liquidez de las empresas y disminuir “la necesidad de financiación de los desajustes del sistema eléctrico”.

No es la primera vez que se realiza este movimiento. En 2020, el Gobierno ya dispuso esta posibilidad. Entonces, la ‘hucha’ eléctrica ascendía a unos 1.000 millones de euros, generada con la acumulación de superávits desde el 2014 al 2018 y se utilizó para reducir los déficits de 2019 y 2020 por la caída de la demanda eléctrica durante el confinamiento.

Durante los 14 años anteriores todo fueron déficits que llevaron a crear una deuda cercana a los 30.000 millones de euros. En la actualidad, esa deuda todavía existe es de 12.182 millones de euros, a finales de 2021, y se paga también a través de los cargos de la factura. Según la Ley del Sector Eléctrico, los superávits deben destinarse a reducir de forma más rápida la deuda, pero en los últimos años, una pandemia primero y una guerra después han impedido esa tarea.

Compartir el artículo

stats