Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRIBUTOS

Los valencianos con rentas superiores a 600.000 euros apenas llegan a los 900

Parte de estos contribuyentes se verían afectados por el impuesto a las grandes fortunas que prepara el Gobierno

La C. Valenciana contaba con 2.409.920 declarantes del IRPF en 2020. GESTHA

En vísperas de que el Gobierno de España anuncie un nuevo impuesto para las grandes fortunas "temporal" y aplicable desde 2023, la radiografía de los ricos que ganan más de 600.000 euros cada año en la Comunitat Valenciana, a diferencia del resto de España, se mantiene y crece de forma considerable respecto a los contribuyentes de este tramo de rendimientos que había al estallar la crisis de 2008. Así, el número de valencianos más acaudalados en 2020 se elevó a 877 personas, según constata la última estadística publicada por la Agencia Tributaria gracias a los datos recogidos de los declarantes en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). 

Estos casi 900 superricos valencianos suponen una cifra un 23% superior a la del año del estallido de la crisis financiera, cuando la Comunitat Valenciana contaba con 711 contribuyentes que declararon más de 600.000 euros en el IRPF. Algunos de estos ciudadanos son susceptibles del citado tributo que prepara el Ejecutivo de Pedro Sánchez para las grandes fortunas, del que todavía no ha concretado los detalles ni la cuantía a partir de la cual habrá que pagar al Fisco, aunque Unidas Podemos pide que afecte a los que tienen más de 10 millones.

Mientras la mayor parte de los contribuyentes de esta autonomía declara unos rendimientos entre 12.000 y 21.000 euros, la tributación de los más ricos ha pasado de los 190.451 euros de media que pagaban al Fisco en el año 2008 a los 195.444 euros que abonaron en 2020. Más allá de los contribuyentes valencianos que realizan las declaración de Patrimonio (22.633 personas, según los datos del Ministerio de Hacienda de 2020), los ricos de la Comunitat Valenciana también se pueden considerar los que declaran un IRPF cuyos ingresos se sitúan entre 150.000 y 600.000 euros y que en el caso de esta autonomía se elevaron a 8.011 personas en 2020, algo menos que un ejercicio antes, en el que se elevaron a 8.430 contribuyentes.

La mayor parte de los contribuyentes declara unos rendimientos entre 12.000 y 21.000 euros

decoration

El gravamen que prepara el Gobierno central sería diferente al actual impuesto sobre el patrimonio, que grava la riqueza por encima de los 700.000 euros, excluidos 300.000 euros de la vivienda habitual con carácter general. El gravamen sobre el patrimonio, de acuerdo con la ley de financiación autonómica, está cedido a las comunidades autónomas, por lo que algunas como Madrid (y próximamente Andalucía y Murcia) lo bonifican en su totalidad, eliminándolo de 'facto'. En la Comunitat Valenciana, en lo que respecta al mínimo exento, éste se establece en 500.000 euros, con carácter general.

Maria Jesús Montero, Ministra de Hacienda, en una rueda de prensa reciente. Miguel Ángel Rodríguez

En España, un total de 11.113 contribuyentes declaró rendimientos del trabajo en el IRPF superiores a los 600.000 euros anuales en el año 2020, lo que supone un descenso del 6,7% respecto al ejercicio anterior, según la Agencia Tributaria. A pesar de esta caída y de suponer una cifra muy baja (el 0,05% de todos los declarantes), entre el año 2007, en el inicio de la anterior crisis económica, y el pasado 2020 los contribuyentes que han declarado rentas superiores a los 600.000 euros crecieron un 5% desde los 10.580 declarantes que tenían estas rentas hace más de una década.

Compartir el artículo

stats