Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

concéntricos

Los poderes de Italia en la empresa española, por Martí Saballs

Mario Draghi cifró en 40.000 millones las inversiones italianas presentes en España. De la energía a los parques de atracción, ¿cambiará con Meloni como primera ministra?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla con el primer ministro italiano, Mario Draghi, en una imagen de archivo. EFE

En 1981, la familia Benetton, conocida por haber creado la cadena de moda que usa su apellido, establece su fondo para aglutinar las inversiones familiares, Edizione. Cuarenta años más tarde este fondo cuenta con 12.000 millones de euros en activos repartidos por todo el mundo y con la voluntad de mantenerse a largo plazo. En España participa en dos grandes empresas: Cellnex, líder europeo en torres de telecomunicaciones, y la gestora de autopistas Abertis

Son solo algunas de las más destacadas inversiones del país transalpino en nuestro país donde destacan participaciones en el sector del ocio, energía, medios de comunicación, chocolate o educación, además del peso de sus filiales en multitud de sectores, desde banca hasta aseguradoras y automóvil. 

Han pasado años desde que Fiat se hiciera con Seat en 1967 y la vendiera al Estado español en 1981 por una peseta. Los negocios han cambiado. El ex primer ministro italiano Mario Draghi cifró en 40.000 millones de euros las inversiones directas italianas en España en la visita que realizó a Barcelona en junio de 2021 con motivo del foro de diálogo Italia-España. 

Las relaciones entre ambos países han sobrepasado diversos altibajos en los últimos años. De la tibieza que hubo entre los gobiernos de Mariano Rajoy Matteo Renzi hasta una cordialidad, controlada, no especialmente cálida, entre los gobiernos de Pedro Sánchez y Mario Draghi. Este siempre miraba más al norte, para intentar ponerse a la altura, como país influyente en la Unión Europea, de Francia y Alemania que a poniente. 

¿Qué cambios deparará la llegada del nuevo gabinete italiano, cuya presidencia va a recaer salvo sorpresas inesperadas de última hora en Giorgia Meloni? ¿Puede haber cambios en las relaciones empresariales, incluyendo operaciones, entre ambos países? "Demasiado pronto para pensar en futuras implicaciones" responde Josep Antoni Duran i Lleida, coordinador del foro conjuntamente con Enrico Letta, ex primer ministro italiano, que tras las elecciones ha dimitido al frente del Partido Democrático y ya no liderará la oposición. "En el mundo de la inversión no preocupa el cambio. Quizás haya un cariz menos institucional y más populista, pero no influirá", resaltan fuentes de fondos italianos. De hecho, se destaca que Meloni puede dar más preponderancia a las relaciones con otros países mediterráneos.

La principal presencia que tiene el Estado italiano en España es a través de su empresa de electricidad Enel, donde controla el 23,6% del capital. Enel tiene un 70,1% de la eléctrica española Endesa, que supone una valoración en bolsa de 12.400 millones de euros. En el consejo de Administración de la eléctrica española se sienta como vicepresidente de la eléctrica española Francesco Starace, consejero delegado de Enel. El primer ejecutivo es un histórico de Endesa, José Damián Bogas. Hasta la fecha, Meloni ha negado que pretenda cambiar el nivel de participación del Gobierno en Enel al hilo de la decisión de Emmanuel Macron de tomar el 100% del control de la eléctrica francesa EDF. Otra cosa es cambiar los miembros del consejo de Enel y el efecto que pueda tener en la estrategia de la compañía a medio plazo, incluyendo Endesa.

Tras Enel, Cellnex es la otra gran pieza que Italia tiene en el Ibex 35. Edizione/Benetton controla el 8,5% de un grupo en el que llegó a tener directamente el 16%. La participación actual está valorada en 1.820 millones de euros. En el consejo de Cellnex se sienta en representación del accionista italiano Christian Coco, director de inversiones de los Benetton. El primer ejecutivo es Tobías Martínez

Cellnex no siempre se llamó Cellnex. Antes se llamó Abertis Telecom y un poco antes se conocía como Acesa Telecom. Eran tiempos, a caballo entre cambio de siglo, donde la concesionaria de autopistas, que iniciaba su proceso de expansión hacia otros negocios, era una de las joyas de la corona del grupo Caixa. En mayo de 2015 Cellnex salió a bolsa con una capitalización de 3.200 millones que, siete años y medio después, ha multiplicado por casi siete. ¿Y Abertis? En 2018 abandonaba la bolsa española, donde empezó a cotizar como tal en 2002 tras fusionarse Acesa con otras concesionarias de autopistas como Aurea e Iberpistas. Con el tiempo, Caixa salió del capital de Abertis y hoy esta empresa tiene como primer accionista -todo acaba cuadrando- al grupo italiano Atlantia (donde la familia Benetton tiene un 33,1%), con un 50% más una acción, y como segundo accionista al grupo ACS, controlado por Florentino Pérez. ACS tiene un 30% de Abertis y el otro 20% (menos una acción) está en manos de la filial alemana de ACS, Hochtief. Al igual que ocurre en Endesa y Cellnex, el poder ejecutivo de la compañía está en manos de un histórico directivo: Francisco José Aljaro. En el consejo de Abertis se sientan tres representantes del accionista italiano.

Junto a los Benetton, un inversor menos conocido en España es Investindustrial, una gestora controlada por la familia Bonomi y que ha levantado 11.000 millones de euros procedentes de otros fondos e inversores. En España tienen el parque de atracciones Port Aventura en Tarragona (también estuvo en manos de la Caixa en sus inicios), presidido por Arturo Mas Sardà; el fabricante de chocolates Natra y la empresa gallega de educación Northius. A los instrumentos de las familias Benetton y Bonomi se le une también la presencia de dos magnates de medios de comunicación: el sempiterno Silvio Berlusconi, a través de Mediaset (Tele 5 y Cuatro), y Urbano Cairo, propietario del grupo RCS que en España controla Unidad Editorial (con los diarios El Mundo, Expansión y Marca). ¿Y qué ha sido de Seat? En manos alemanas desde 1986. 

Compartir el artículo

stats