50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de instaladores genera una espera en Valencia de 6 meses para colocar placas solares

El montaje de plantas de autoconsumo se ha triplicado por la demanda de empresas y familias que buscan reducir la factura eléctrica

Un instalador de una planta fotovoltaica supervisa el montaje, ayer, en Riba-roja. Germán Caballero

El subidón del precio de la luz ha disparado el interés de familias y empresas por placas solares de autoconsumo y ha generado una lista de espera de hasta seis meses por la falta de mano de obra especializada. El montaje de plantas de autoconsumo en viviendas y cubiertas de empresas se ha triplicado desde que empezó la escalada del coste de la energía y el plazo de amortización de este tipo de instalaciones se ha desplomado. Los instaladores apuntan que un hogar puede amortizar el coste de la planta en cuatro años y una empresa en dos años ya que el ahorro de la factura ronda entre el 40 % y el 60 %.

Este tipo de instalaciones tienen un coste medio de unos 85.000 euros en el caso de las empresas con una cubierta de 1.000 metros cuadrados y de entre 6.000 y 12.000 euros (si va con baterías o no) en el caso de los hogares. La Generalitat está dando ayudas de hasta el 50 % para fomentar el autoconsumo y los ayuntamientos ofrecen bonificaciones del IBI.

Neftali Sánchez, CEO de la empresa comercializadora de energía y de instalaciones de autoconsumo Ninobe, confirma que el sector está desbordado por la demanda. "No hay suficiente mano de obra para instalar las placas. Nosotros las colocamos en dos meses, pero en el sector hay una lista de espera de hasta seis meses. No es un problema de materiales sino de instaladores".

Cubierta

En el caso de las empresas, la instalación suele estar condicionada por el tamaño de la nave. "El estándar es una planta de autoconsumo de 100 kilovatios sobre una cubierta de 1.000 metros cuadrados con un coste de 85.000 euros", precisa Sánchez. Las empresas pequeñas pueden optar a una subvención que cubre el 35 % del coste, las medianas al 25 % y las grandes al 15 %. El plazo de amortización ha pasado de siete años a dos por la subida de la luz. "Tenemos el caso de una empresa que lo ha amortizado en seis meses", asegura el directivo de Ninobe. Estas plantas de autoconsumo pueden llegar a tener una vida útil de hasta 25 años, según precisa la patronal valenciana de energías renovables (Avaesen).

Pamesa fue pionera con la mayor planta de autoconsumo de Europa sobre sus naves en Onda

decoration

El grupo Pamesa fue pionero con la colocación de más de 40.000 paneles fotovoltaicos en los techos de sus naves logísticas de Onda (en la que es la mayor instalación fotovoltaica de autoconsumo de Europa tras una inversión de 15 millones) y los proyectos se han multiplicado en los últimos años entre empresas cerámicas, textiles, papeleras y de la industria del plástico.

Las comercializadoras están teniendo dificultades para instalar plantas de autoconsumo en los edificios por la oposición de algunos vecinos y se están centrando sobre todo en las viviendas unifamiliares. Una instalación media en un hogar tiene una potencia de 5 kilovatios y cuesta 6.000 euros las placas solares y otros 6.000 las baterías para acumular energía para la noche. Gracias a las subvenciones, las familias pueden optar a ayudas de hasta el 50 %. El plazo de amortización de las plantas para viviendas ha caído de ocho a cuatro años. "En teoría, en un edificio se puede, pero los vecinos no se ponen de acuerdo. Solo hemos hecho una instalación en un edificio en València porque todas las viviendas eran del mismo propietario", puntualiza Neftali Sánchez.

Compartir el artículo

stats