Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Descarbonización

La carrera del hidrógeno: Aragón capta dos de los siete proyectos que financia Bruselas

Endesa plantea instalar un electrolizador de 7,2 megavatios en Alfajarín para abastecer de gas renovable a Industrias Químicas del Ebro (IQE) | EDP y Térvalis promueve otra planta de 25 MW en Teruel que permitirá fabricar hasta 100.000 toneladas al año de fertilizantes sostenibles a través de amoniaco 'verde'

La fábrica de Industrias Químicas del Ebro (IQE), en Malpica, aspira a sustituir parte de su producción mediante gas por hidrógeno verde a partir de 2026. DANIEL SALVADOR

Aragón se posiciona en los primeros puestos de la carrera del hidrógeno verde, llamado a convertirse en el petróleo del siglo XXI y generar un nuevo modelo económico. La Comisión Europea ha autorizado a España y a otros doce países de la UE para que inviertan 5.200 millones de euros de financiación pública para impulsar la investigación y la innovación sobre este vector energético, así como su aplicación industrial y la construcción de infraestructuras de la cadena de valor de las baterías. De los siete proyectos españoles que han recibido el aval de Bruselas, dos son aragoneses —es decir, casi el 30% del total— y contemplan inversiones próximas a los 200 millones de euros. Una de las iniciativas la llevará a cabo Endesa, de la mano de Industrias Químicas del Ebro (IQE); la otra, Energías de Portugal (EDP) en alianza con Térvalis.

La eléctrica portuguesa y el grupo turolense que preside el empresario Generoso Martín fabricarán amoniaco –la principal materia prima para producir fertilizantes con un nuevo proceso industrial que utilizará hidrógeno verde en su generación. A través del proyecto IAM Caecius, ambas empresas buscan obtener fertilizantes sostenibles a partir de fuentes renovables.

Este proyecto aspira a obtener hasta 15.000 toneladas de amoniaco verde al año, con los que Grupo Térvalis podría alcanzar una producción de hasta 100.000 toneladas de fertilizantes sostenibles. Junto a otros abonos orgánicos, explican desde la empresa turolense podrían nutrir a medio millón de hectáreas de cultivo. Para ello se hace necesario que la potencia instalada en los electrolizadores que generan el hidrógeno verde sea de 25 megavatios, alcanzando una producción de 3.000 toneladas al año.

Todo ello, además de promover la descarbonización de la industria agroalimentaria, supondrá abaratar el coste de producción de los fertilizantes, pues buena parte de las empresas implicadas utilizan gas para conseguirlo. En torno a un 75% de las plantas de producción de amoniaco, la principal materia prima para la fabricación de fertilizantes, están paradas debido al aumento del precio del gas natural. Y ello ha repercutido de forma grave sobre la cadena agroalimentaria, con los agricultores, ganaderos y consumidores sufriéndolo en primera línea. 

Por parte del proyecto de Endesa, que promueve a través de Enel Green Power (filial de renovables de la matriz italiana Enel), plantea la instalación de un electrolizador 7,2 megavatios (MW) de potencia que se ubicaría en la localidad zaragazona de Alfajarín. La planta de producción de hidrógeno tendrá asociados parques de generación eléctrica renovable con una capacidad total de 115 MW.

La inversión en estas infraestructuras energéticas ascenderá a 52 millones, según informaron a este diario fuentes de Endesa, compañía que contempla un desembolso cercano a los 3.000 millones de euros en toda España para el despliegue del hidrógeno verde. En la comunidad cuenta con otras iniciativas en este campo al margen de la vinculada a IQE, entre las que destacan las inversiones planteadas en Andorra. Estas fueron presentadas al concurso de renovables abierto por el Ministerio para la Transición Ecológica para otorgar permisos de acceso a la red para 1.200 MW en el nudo Mudéjar, liberado con el cierre de la térmica. Está previsto que se desvele el resultado de este proceso este mismo mes.

En concreto, la compañía que dirige José Bogás anunció a principios de 2021 su intención de levantar en los mismos central un electrolizador de 60 megavatios para producir hidrógeno verde con la energía generada en plantas eólicas y fotovoltaicas con una potencia instalada de 335 MW. También ha propuesto instalar una fábrica de electrolizadores con una inversión de 50 millones.

Industrias Químicas del Ebro, con fábricas en Zaragoza (Malpica), Bilbao y Barcelona, utilizará el hidrógeno para trabajar en hornos y calderas. De momento no se puede trabajar a altas temperaturas con este gas, pero las investigaciones en este sector están a la orden del día y esperan que la innovación pueda cubrir tal demanda en algún momento de la próxima década. Sin embargo, desde la empresa zaragozana apuntan que el proyecto no echará a andar "al menos hasta 2026", además de que el hidrógeno se transportará desde Alfajarín en camiones cisternas. Se empezó a trabajar en junio de 2021.

"Durante los primeros meses y años, hasta que el hidrógeno verde empiece a rodar, las inversiones necesitarán de subvenciones europeas", avisa Eduardo Villarroya, el director general de Industrias Químicas del Ebro. De hecho, cada vez son más las multinacionales y los clientes miran de soslayo a quienes no apuestan por los procesos de descarbonización, dicen en los corrillos empresariales. Aragón no lo será, pues tomó la delantera hace algo más de un año, cuando empezaron a idearse estos macroproyectos.

Compartir el artículo

stats