Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ferrocarril

Empresarios de la Eurorregión se suman para presionar a Transportes por el AVE Oporto-Vigo

Piden al Gobierno central que aclare los plazos y el presupuesto que destinará para la salida sur en el marco de la próxima cumbre ibérica | “Ya estamos bastante maltratados en infraestructuras”, denuncia Alfonso Rueda

Vista del puente ferroviario entre Tui y Valença. Marta G. Brea

Empresarios gallegos y lusos, representantes con intensa actividad en ambos países, invitaron el lunes al gobierno español a seguir el mismo camino que el ejecutivo de António Costa y aclarar el tiempo y las formas en las que resolverá “la parte que le toca” en relación a la alta velocidad que busca conectar Oporto con Vigo en sólo 48 minutos. Precisamente rapidez, agilidad, fue lo que vinieron a reclamar los responsables de entidades como la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) o la Asociación Empresarial de Portugal (AEP), que se sumaron a otros organismos para demandar a Pedro Sánchez que concrete los plazos y el presupuesto que destinará a la futura salida sur subterránea hacia O Porriño: pieza clave en la ciudad para evitar el retroceso hacia Redondela y recortar drásticamente distancias y espera. En un evento organizado por la AECT de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal –en el que estuvo presente el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, para hacerse eco de dichas reivindicaciones– quedó claro que el AVE es “fundamental” para el desarrollo de la zona, instándose a Moncloa a acabar sus estudios y concretar certezas. Todo ello con la vista puesta en la próxima cumbre ibérica, que previsiblemente se realizará el 14 y 15 de octubre en Viana do Castelo.

En el interior del Edificio CETMAR (Bouzas), fue el mandatario autonómico quien cerró la ronda de intervenciones de la mano del vicepresidente de la CCDR-Norte, Beraldino Pinto. En este sentido, exigió a Madrid “estar a la altura” y corresponder a esa apuesta que la nación vecina ya ha detallado aunque de momento no se haya adjudicado ningún contrato: en territorio luso, respecto a Oporto-Vigo, se prevé actuar en dos fases, ejecutándose en 2026 para concluir en 2030 con un presupuesto de 2.200 millones.

“Portugal se comprometió y por tanto España tiene que espabilar”

Alfonso Rueda - Presidente de la Xunta

decoration

“Ya estamos bastante maltratados en infraestructuras”, dijo Rueda, recordando que Galicia no sabe aún cuándo estarán los trenes Avril y aguarda por la “rectificación” anunciada por la ministra portavoz Isabel Rodríguez sobre el mapa de las redes de mercancías, cuyo borrador inicial dejaba “fuera” a la comunidad. Además, puso en valor la colaboración galaicoportuguesa, que durante los últimos 12 años se ha saldado con la incesante puesta en marcha de 85 proyectos.

Pinto, por su parte, se manifestó en sintonía con el presidente gallego, indicando que “la integración de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal y su afirmación en la fachada atlántica y en el espacio europeo reclaman una respuesta renovada y reforzada de la conectividad”. A su parecer, la conexión “es estructurante en esa respuesta”. “Refuerza la cohesión del territorio y nos introduce en las modernas redes europeas”, evidenció.

Juan Manuel Vieites, presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), destacó que el territorio fronterizo y sus alrededores no deben ser concebidos “en términos de competencia” sino de “cooperación”, atrayendo la actividad económica y potenciando el ámbito industrial. “Galicia tiene claro las teclas que tocar”, remarcó, subrayando que el gobierno luso hizo “sus deberes” y ahora España está obligada a hacer los suyos en materia de alta velocidad.

Según destacó, Moncloa “tiene que seguir la misma velocidad y necesitamos el mismo compromiso”. Precisamente con ese objetivo se puso en contacto con la secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera, “para intentar solucionar unas cosas que en los papeles no están”. Es decir, el trazado sur de Vigo hacia O Porriño, cuya proyección –a sus ojos– debe materializarse lo antes posible.

El presidente de la Asociación Empresarial de Portugal, Luís Miguel Ribeiro, hizo hincapié en el estrecho vínculo entre España y Portugal, apuntando que toca seguir dando pasos para que esta relación se fortalezca. Así, recordó que nuestro país es el “principal mercado” de exportaciones e importaciones y, si Galicia fuese una nación, sería “el octavo mayor mercado”. “A veces es fácil decir las cosas y en la práctica no contribuimos”, indicó, resaltando tras ello que el Producto Interior Bruto (PIB) de la Eurorregión se aproxima a los 120.000 millones.

Luís Ceia, presidente de la Confederación Empresarial de la Región del Miño (ConfMinho), señaló paralelamente la importancia de proyectos como la alta velocidad a la hora de combatir la marginalidad de los territorios”. “Sabemos de la importancia que esta frontera tiene a nivel nacional”, indicó en relación a la Raia, comentando que concentra el 47% de los movimientos fronterizos y el 51% de las mercancías que entran en Portugal lo hacen a través de Galicia. 

El ferrocarril, talón de Aquiles

También intervino en el acto de la pasada jornada Ignacio Maestro, director xeral de Mobilidade de la Xunta, quien agregó que el PIB per cápita de la Eurorregión aumentó un 23% en la última década para acto seguido evidenciar el “enorme desequilibrio modal” que actualmente existe entre los miles de desplazamientos que registra la frontera entre ambas regiones. Tal como expuso, por dicho paso circulan 40.000 vehículos ligeros al día mientras el tren celta únicamente mueve 100.000 viajeros al año. “Las comunicaciones son mejorables, pero tienen buen nivel, lo que no está fallando es el ferrocarril”, matizó finalmente, definiéndolo como “el talón de Aquiles” de Galicia.

Compartir el artículo

stats