Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gasolina es 12 céntimos por litro más barata seis meses después del inicio del descuento del Gobierno

La OPEP+, formada por los principales países exportadores de petróleo, reduce la producción de barriles diarios en dos millones y amenaza la rebaja del precio de los carburantes a final de año

Un hombre llena su coche de combustible en una imagen de archivo. Alberto Ortega/EP

El coste de los carburantes, disparado desde el inicio de la guerra en Ucrania, se ha convertido este año en uno de los principales motivos de preocupación para los valencianos. Evaluar la necesidad de cada viaje o buscar una estación de repostaje 'ultrabarata' se ha incorporado a la rutina ante un precio tanto de la gasolina como -especialmente- del diésel que llegó a tocar máximos en junio y que provocó que el 1 de abril el Gobierno central tuviera que poner en marcha -hasta el 31 de diciembre- un descuento de 20 céntimos por litro para hacer más sostenible el impacto para los bolsillos de los ciudadanos.

En esa fecha el coste da cada litro de gasolina se situaba de media en la Comunitat Valenciana en 1,817 euros (con la bonificación gubernamental en el 1,617) y el del diésel, en 1,848 euros (1,648 con la ayuda). Ahora, seis meses después, el precio con el descuento de la primera se ha reducido hasta 1,489 euros, doce céntimos de diferencia que suponen casi una reducción del 8 %. Sin embargo, en el diésel, esta mejora se ha notado menos, ya que solo ha decrecido tres céntimos hasta los 1,614 euros/litro.

El precio del diésel es 3 céntimos menor que el del 1 de abril

decoration

En cifras, esta evolución ha supuesto que echar 50 litros de gasolina al depósito haya pasado en los últimos meses de costar 80,85 euros con el descuento a 74,45 euros. Mientras, en el gasóleo A, esta diferencia solo ha decrecido mínimamente de los 82,4 euros a los 80,7 euros.

Una gasolinera valenciana, el pasado verano, en plena subida de precios. PILAR CORTES

Más altos que en 2021

Pero los precios, pese a estas bajadas temporales y las ayudas del Ejecutivo, siguen estando por encima de lo que se anotaba hace exactamente un año atrás. A inicios de octubre de 2021, el coste de un litro de diésel -que por aquel entonces era muy inferior al de la gasolina- se situaba en 1,301 euros, casi un 20 % menos que el impacto actual aunque se cuente con los 20 céntimos de ayuda. Por su parte la gasolina, pese a tener mejores cifras, aún se encuentra con el descuento cuatro céntimos por litro por encima del coste de hace solo un año (1,443).

Aún así, si se mira la situación hoy de los precios de los carburantes en otros países europeos, la realidad española resulta más positiva. Según los datos del último 'Boletín del Petróleo de la Comisión Europea' publicado el pasado jueves, la media europea para el litro de gasolina se situaba en el 1,737 euros (24 céntimos mayor que el español con la bonificación), mientras que el diésel se encontraba en 1,806 euros/litro (sumando la ayuda, 19 céntimos más alto que en España).

La reducción de la OPEP

Sin embargo, mirando al final de año, ¿cuál es el escenario que se está dibujando para los carburantes? El principal punto a observar tiene que ver con el precio del petróleo. Este, cogiendo el barril de Brent como referencia, experimentó a inicios de la semana pasada su precio más bajo desde enero (83,95 euros/barril). Pero no fue más que un espejismo. Porque este miércoles los principales países exportares de petróleo del mundo - en concreto 23 Estados, entre ellos Rusia, englobados bajo la nomenclatura de OPEP+- decidieron en una reunión en Viena reducir la producción de barriles diarios en dos millones, el doble de lo inicialmente previsto.

Un hombre reposta en una gasolinera este verano. Levante-EMV

La decisión provocará como consecuencia segura un auge de los precios del crudo al reducirse la oferta, un impacto que puede provocar que el coste de derivados como la gasolina y el diésel de cara a las próximas semanas se estabilice en los valores actuales o pueda sufrir incrementos, todo ello a las puertas de un invierno duro en Europa por el intento de escapar de la dependencia energética de Rusia.

Compartir el artículo

stats