Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AGRICULTURA

El comercio centroeuropeo ya vende las mandarinas al doble de precio que las cadenas españolas

Tiendas de Francia colocan las clementinas a 7 euros por kilogramo, frente a los 2,9 euros de los 'súper' de España. En el campo se pagan al agricultor a 0,37 euros/kg

Puesto de venta de frutas en una tienda de Francia, en una imagen esta semana. Levante-EMV

El comercio centroeuropeo sí que hace negocio con los cítricos producidos en España. Los consumidores del viejo continente, según constatan diversos clientes de ciudades de Francia, están comprando ya a razón de 7 euros el kilogramo de clementinas, precio que supone el doble del que proponen por este producto las principales cadenas de distribución comercial que operan en España (que los venden a unos 1,9 euros/kg), que incluso ofrecen esta fruta con valores inferiores, según advierten las organizaciones agrarias de la Comunitat Valenciana.

Los precios tan elevados de venta al público de estas variedades de clementinas comercializadas en tiendas 'gourmet' incluso llegan a triplicar a las que se ofrecen al público en los supermercados españoles . Las operaciones de compraventa en el campo de clemenules, según la Mesa de precios de cítricos del Consulado de la Lonja de Valencia, oscilaban entre los 0,30 y los 0,37 euros el kilogramo, si bien ha habido operaciones que llegaron incluso a los 0,45 euros. Pese a los mejores precios en comparación con la desastrosa campaña 2021/2022, el sector vuelve a enfrentarse a unos costes de producción que siguen desbocados. El año pasado el precio de la luz, el gasóleo y los fertilizantes batieron todos los récords y este año la situación todavía es peor.

Según Carles Peris, secretario general de la Unió Llauradora, con los gastos actuales, para cubrir los costes de producción el agricultor necesita vender la variedad de clemenules a entre 0,30 y 0,32 euros.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha denunciado recientemente ante la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) la campaña promocional que una cadena ha puesto en marcha en España por la cual baja un 25% el precio de las mandarinas justo cuando empieza la recolección de cítricos en España. La organización agraria insta a este órgano dependiente del Ministerio de Agricultura a abrir una investigación y, en su caso, imponer una sanción ejemplar por cometer una presunta venta a pérdidas, ya que con una cotización de 1,49 euros por kilo podría haber provocado una destrucción del valor del producto a lo largo de la cadena alimentaria.

AVA-Asaja denuncia ante la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) la campaña promocional de empresas que tiran los precios por los suelos

decoration

"Mantener precios razonables"

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, arremete contra esta cadena de distribución porque "vuelve a demostrar sin pudor la inquina hacia la citricultura española. Mientras las naranjas y mandarinas procedentes de Sudáfrica y otros países del hemisferio sur copaban los lineales de sus supermercados, no había problema en mantener precios razonables. Pero precisamente ahora que empiezan a comercializarse las primeras mandarinas españolas, de repente le entran las prisas por usar los cítricos como producto reclamo. Así se entiende por qué los alemanes anteponen sus intereses comerciales con Sudáfrica a la solidaridad y la seguridad fitosanitaria europea”, agrega.

"Nosotros creemos -según Aguado- que con ese precio rebajado, el productor no puede cubrir los costes de producción, que se le han incrementado un 41% en el último año, según datos del Ministerio de Agricultura.

Compartir el artículo

stats