Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pesimismo crece en el metal valenciano de cara al final del año con el empleo industrial en caída

Las empresas del sector, pese a la evolución favorable de la actividad, creen que sufrirán en lo que queda de 2022 por las consecuencias económicas derivadas del alza de costes

Interior de la fábrica de ArcelorMittal en Sagunt, en una imagen de archivo. DANIEL TORTAJADA

La realidad en la actividad del metal de la Comunitat Valenciana afronta una paradoja. En el tercer trimestre de este año se mantuvo la mejora del índice productivo respecto al mismo periodo del año pasado. Sin embargo, ello no impidió que la mirada al futuro que afronta el sector se haya llenado de dudas y pesimismo. Así lo ha reflejado este miércoles el 'Informe de coyuntura del sector metalmecánico de la Comunitat Valenciana' ofrecido por la patronal Femeval, donde se destaca que las expectativas de negocio a corto y medio plazo que tienen las empresas del sector de cara a lo que queda de 2022 se hallan en los peores registros -con 34 puntos de 100 posibles- desde el segundo trimestre de 2020, momento en el que España se encontraba en medio del confinamiento domiciliario.

Como explica el presidente de Femeval, Vicente Lafuente, "venimos de unas cifras positivas" que muestran "un crecimiento sostenible" para el sector, en concreto de un 4,3 % más en el tercer trimestre respecto al mismo periodo de 2021, según el Índice de Producción Industrial valenciano. No en vano, solo el subsector de la 'Metalurgia y la fabricación de productos' se encuentra ligeramente a la baja (-1,1 %) en relación al año pasado, mientras que los de la 'Maquinaria y equipo mecánico' (+3,3 %), el 'Material de transporte' (+8,2 %) y el 'Material y equipo electrónico y eléctrico' están al alza.

A pesar de estas buenas circunstancia, a las que se suman unas exportaciones al alza -28,82 % de mejora en el volumen económico-, el dirigente del metal señala que el hecho de que en la sociedad se esté generando "una idea tan grande de recesión, de fin del ciclo económico, etc. está haciendo que la gente tenga miedo" en lo que respecta al futuro más próximo. Entre los factores que las compañías ven que están repercutiendo negativamente en su funcionamiento se enfatizan tres: el aumento de los costes de la energía, la subida del precio de las materias primas y el incremento de los costes laborales.

Un trabajador en la planta de ArcelorMittal, en Sagunt, en una imagen de archivo. DANIEL TORTAJADA

El empleo se resiente

Asimismo, las expectativas sobre las inversiones -36 de 100 puntos según el informe coyuntural- o el empleo -43,9 puntos sobre 100- tampoco son positivas entre las empresas del sector. En este último criterio se ha encadenado el tercer trimestre en bajada, con una pérdida de 6.915 trabajadores en el sector respecto al valor del mismo periodo del pasado año. No obstante, esta realidad se ha dado con diferencias sustanciales dependiendo de la rama de actividad. Mientras las instalaciones del metal han incrementado en el último año un 20 % sus empleados (hasta los 39.600) y la venta y reparación de vehículos lo han hecho en un 31,7 % (43.600 trabajadores), la industria -que representa el mayor entorno de empleo- ha perdido casi a uno de cada cinco de sus trabajadores en los últimos doce meses.

En palabras de Lafuente, este grave descenso -que se da en sectores como el del automóvil- desde los 106.246 empleados de septiembre de 2021 a los 85.831 del mismo mes de 2022, se puede deber a que en las empresas, después de los Erte llevados a cabo durante la pandemia de la covid-19, "si la actividad no la han recuperado, han acabado haciendo Ere o no renovando a la plantilla". "Eso es lo que lleva a estas cifras", concluye.

Compartir el artículo

stats