El índice de referencia más utilizado en Europa para calcular los intereses de las hipotecas variables, el euríbor, cerró noviembre en el 2,828%. Este valor es 0,2 puntos más elevado que el que registró este indicador en octubre (2,629%), pero es cierto que el euríbor ha experimentado en los dos últimos meses una ralentización en sus incrementos intermensuales, desde el 2,233% que anotó en septiembre. «Si nos fijamos en la tendencia de otros años, a final de año el euríbor moderaba siempre un poco su crecimiento», explica el director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli.

No obstante, este año no hay predicción que valga. «El incremento que hemos visto en el euríbor durante todo este año (de más de 3 puntos porcentuales entre el -0,477% registrado en enero y el 2,828 de este mes de noviembre) ha sido algo totalmente excepcional que se sitúa fuera de las dinámicas del mercado; es algo que nunca habíamos visto en la historia del euríbor», recuerda Colombelli, que también añade que «todo hace presagiar que el euríbor no echará el freno a corto y medio plazo».

Y esto repercute directamente en aquellos que ya tienen contratada una hipoteca a tipo variable y que tienen que hacerla revisión anual de su cuota este mes. En noviembre de 2021 se situaba en el -0,487%, por lo que quien tenga contratada una hipoteca a tipo variable de 150.000 euros con un diferencial del 0,99% + euríbor a un plazo de amortización de 30 años, pasará de pagar 448,98 euros al mes a tener que abonar 691,52 euros, lo que supone un aumento de 242,54 euros cada mes o, lo que es lo mismo, un encarecimiento de 2.910,48 euros al año en su hipoteca. En el caso de que la cuantía total de la hipoteca ascienda a 300.000 euros, con las mismas condiciones que en el anterior supuesto, la cuota mensual se encarecerá casi 500 euros; concretamente, pasará de pagar 897,96 euros al mes a abonar 1.383,03.