Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las matriculaciones en la Comunitat Valenciana crecen un 10,2 % en noviembre

El impulso de eléctricos e híbridos permiten a la autonomía valenciana crecer pese a que las unidades vendidas en el acumulado del año siguen siendo inferiores a las de 2021

Actividad en un concesionario de València, en una imagen de archivo. Fernando Bustamante

Noticia positiva para el automóvil en medio de un año marcado en gran parte por unas dificultades en el sector que están lejos de terminarse. Las ventas de turismos y todoterrenos en la Comunitat Valenciana crecieron durante noviembre un 10,2 % respecto al mismo mes del año pasado, una mejora -la cuarta consecutiva y la más alta desde el pasado febrero- que permite acercar los datos acumulados en lo que va de 2022 a las cifras que se anotaban en 2021.

En concreto, las matriculaciones en la autonomía en noviembre ascendieron hasta las 6.310 (por las 5.725 del mismo mes del pasado curso), una mejora de casi 800 ventas que viene impulsada tanto por las ventas de híbridos -enchufables y no enchufables- como de eléctricos, que se han disparado interanualmente en un 38,95 % -siendo la comunidad autónoma que mejor balance presenta, trece puntos por encima de la media española- hasta situarse en las 2.879 (por las 2.072 del año pasado). En el lado contrario, las matriculaciones tanto de coches de gasolina (2.835) como diésel (596) se han reducido en un 2,88 % y 18,8%, respectivamente, en relación al mismo periodo de 2021.

Con estos números, las ventas de turismos en el acumulado del año de la Comunitat Valenciana alcanzan ya las 64.529, eso sí estas son un 3,59 % más bajas que las 66.933 que se anotaban por estas fechas el pasado ejercicio. No en vano, pese a la mejora vivida en las últimas semanas respecto a la situación de octubre, durante buena parte del año la crisis de componentes ha reducido el número de vehículos fabricados y, por tanto, el stock que los concesionarios han tenido a su disposición para vender, un condicionante al que se ha sumado la subida de la inflación que ha reducido considerablemente el margen económico de empresas y familias.

Un cliente se dispone a observar el maletero de un coche, en una imagen de archivo. Fernando Bustamante

Incertidumbre en el futuro

Al respecto, el director de comunicación de Faconauto (patronal de los concesionarios), Raúl Morales, explicó a través de un comunicado que "solo una mejora en el aprovisionamiento del stock de los concesionarios y un cambio de tendencia en el precio de la gasolina puede empezar a aliviar un mercado que encara el año 2023 con mucha incertidumbre".

No en vano, como incidió Félix García, director de comunicación y marketing de la patronal de los fabricantes, Anfac, pese a los datos positivos -en el mes de noviembre las matriculaciones en España crecieron un 10,3 %- que llevarán a acabar el año con 820.000 unidades vendidas, este balance significará finalizar el ejercicio "por debajo de los datos de 2021 y lejos de los registros obtenidos prepandemia, por encima del millón de unidades vendidas".

Compartir el artículo

stats