El proyecto de electrificación del grupo Seat-Volskwagen ha perdido 40 millones de los fondos del Perte del Vehículo Eléctrico que el Gobierno le concedió hace un mes. Una de las más de sesenta empresas vinculadas al proyecto (que no son ni Volkswagen ni Iberdrola) no ha podido avalar las cantidades que iba a recibir. Fuentes del grupo automovilístico reiteraron ayer que la gigafactoría de Sagunt y la electrificación de las plantas de Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra) siguen adelante como estaba previsto.

Las 63 empresas vinculadas al proyecto de electrificación que lidera Volkswagen recibieron inicialmente 397 millones de euros entre ayudas directas y créditos de los fondos europeos. Las empresas beneficiadas tenían que presentar avales por el 90 % de la inversión (357 millones de euros) para garantizar que destinan las ayudas públicas al proyecto subvencionado. Sin embargo, alguna empresa no lo ha presentado, pero a pesar de ello el proyecto en su conjunto sigue como estaba previsto.

La nueva resolución provisional del Perte recoge que las firmas vinculadas a la electrificación del grupo Volkswagen van a recibir 356 millones de euros (216 millones en ayudas directas y 140 millones en forma de créditos). En total, el presupuesto financiable del proyecto era de 793 millones de euros.

Al margen de los fondos del Perte, el Gobierno y la Generalitat Valenciana se han comprometido con el grupo alemán a darle más ayudas para garantizar que el proyecto continúa. La empresa recibirá en los próximo días el dinero del Perte y tiene intención de iniciar las obras de la planta de Sagunt a principios de 2023.