Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de la luz dispara la instalación de placas fotovoltaicas en Valencia

En lo que va de 2022 se han puesto en marcha tantas plantas de autoconsumo en la autonomía como en los tres últimos años juntos

Planta de autoconsumo en una empresa azulejera de Castelló. Levante-EMV

La subida del precio de la luz ha disparado las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo en la Comunitat Valenciana. En lo que va de 2022 se han puesto en marcha tantas plantas de autoconsumo como en los últimos tres años juntos. Empresas y familias se han lanzado a instalar placas fotovoltaicas para reducir hasta un 60 % la factura eléctrica. La Comunitat cuenta con 42.860 instalaciones de este tipo repartidas por las tres provincias que abastecen a 43.594 consumidores y cuentan una potencia instalada de 568,22 MW, según datos de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Generalitat Valenciana. Los expertos advierten que con el autoconsumo solo se puede cubrir el 10 % de la demanda por las horas de sol y el tipo de tecnología, entre otros motivos.

El autoconsumo viene registrando un incremento consecutivo trimestre a trimestre desde finales de 2019, cuando empezaron a registrarse datos de este tipo de instalaciones. En lo que va de 2022, se han puesto en marcha más instalaciones de autoconsumo (26.935) que en los años 2019, 2020 y 2021 juntos (15.925). Solo en el cuarto trimestre (que todavía no está cerrado) se han activado casi el doble de instalaciones (7.553) que en todo el año pasado (4.427).

La Comunitat Valenciana dispone de una media de 1.600 horas al año de alto rendimiento fotovoltaico. Entre los 10 municipios con mayor número de instalaciones de autoconsumo de tecnología fotovoltaica, la localidad alicantina de Elx se sitúa a la cabeza, seguida de Alicante, Orihuela, Paterna, Xàbia, L´Eliana, Sant Vicent del Raspeig, Torrent, La Pobla de Vallbona y Dénia. En cuanto al listado de los 10 municipios con más potencia de autoconsumo instalada, destacan L´Alcora, Onda, Nules, Vila-Real, Elx, València, Alicante, Orihuela, Paterna y Moncófar. Un 41 % de la nueva potencia de autoconsumo se ha instalado en el sector industrial y un 26 % en el comercial. En el caso de los hogares, la colocación de placas está creciendo con fuerza gracias a ofertas como las de algunas distribuidoras que financian las placas.

Por provincias, en Castelló los cinco municipios con más potencia instalada en la modalidad de autoconsumo son L´Alcora, Onda, Nules, Vila-Real y Moncófar. (por las plantas vinculadas a la industria cerámica) En Valencia, encabezan este listado València, Paterna, Riba-Roja del Túria, Almussafes y Llíria. Y en Alicante, lideran las localidades de Elx, Alicante, Orihuela, Ibi y Jávea.

Ahorros de entre el 40 y el 60 %

Los instaladores apuntan que un hogar puede amortizar el coste de la planta en cuatro años y una empresa en dos años ya que el ahorro de la factura ronda entre el 40 % y el 60 %. Este tipo de instalaciones tienen un coste medio de unos 85.000 euros en el caso de las empresas con una cubierta de 1.000 metros cuadrados y de entre 6.000 y 12.000 euros (si va con baterías o no) en el caso de los hogares. La Generalitat está dando ayudas de hasta el 50 % para fomentar el autoconsumo y los ayuntamientos ofrecen bonificaciones del IBI.

Las comercializadoras están teniendo dificultades para instalar plantas de autoconsumo en los edificios por la oposición de algunos vecinos y se están centrando sobre todo en las viviendas unifamiliares. Una instalación media en un hogar tiene una potencia de 5 kilovatios y cuesta 6.000 euros las placas solares y otros 6.000 las baterías para acumular energía para la noche. Gracias a las subvenciones, las familias pueden optar a ayudas de hasta el 50 %.

85.000 euros

En el caso de las empresas, la instalación suele estar condicionada por el tamaño de la nave. El estándar es una planta de autoconsumo de 100 kilovatios sobre una cubierta de 1.000 metros cuadrados con un coste de 85.000 euros. Las empresas pequeñas pueden optar a una subvención que cubre el 35 % del coste, las medianas al 25 % y las grandes al 15 %. El plazo de amortización ha pasado de siete años a dos por la subida de la luz. Los proyectos se han multiplicado en los últimos años entre empresas cerámicas, textiles, papeleras y de la industria del plástico.

Compartir el artículo

stats