PUERTOS

Los estibadores de Valenciaport exigen tener convenio colectivo propio para renovar el de 1995

El recinto del Grao, que cuenta con una plantilla de 1.500 trabajadores fijos y 560 eventuales en el sector de la estiba, lleva tres décadas de prórrogas y aún no ha adaptado su pacto laboral al V Acuerdo Marco tras la reforma que impuso la UE

Un estibador camina por la pluma de una grúa de contenedores en la terminal de MSC, en una imagen de archivo. | FERNANDO BUSTAMANTE

Un estibador camina por la pluma de una grúa de contenedores en la terminal de MSC, en una imagen de archivo. | FERNANDO BUSTAMANTE / josé luis zaragozá. valència

José Luis Zaragozá

José Luis Zaragozá

El sindicato mayoritario en los puertos españoles, Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, exige a las empresas del sector que operan en Valenciaport y controlan el capital social del Centro Portuario de Empleo (CPE)a firmar «cuanto antes» el convenio colectivo que afecta a unos 1.500 empleados fijos y unos 560 eventuales de los muelles del recinto del Grao. El último acuerdo se firmó en el año 1995, es decir hace casi tres décadas. Desde entonces, patronal y sindicatos alcanzan acuerdos puntuales para garantizar el trabajo en las diferentes terminales portuarias, mejorar sus servicios y competitividad, así como evitar conflictos laborales.

La actual petición de Coordinadora -realizada este mes de mayo- se produce después del pacto bilateral que sí han logrado otros puertos de España como el de Barcelona o Algeciras. Y se produce con vistas a adaptar las relaciones laborales al V Acuerdo Marco (de ámbito estatal) aprobado por patronal y sindicatos más representativos para toda España tras una larga negociación tras la reforma en el sector que impuso la Unión Europea en 2017. Esa reforma eliminó el monopolio de estibadores y permitió a los emplazamientos marítimos la libre contratación de trabajadores, hasta entonces una actividad reservada a una única empresa de servicios del ámbito de la estiba. Entonces, el Tribunal de Justicia de la UE declaró ilegales las trabas de la ley española al libre mercado.

Coordinadora sostiene que el próximo convenio local del puerto de Valencia debe servir para «dotar de estabilidad jurídica» al enclave de la capital del Túria. Las navieras que controlan el Centro Portuario de Empleo a través de diversas sociedades vinculadas a MSC, CSP Spain (Cosco), APM Maersk y Grimaldi, entre otras, llevan meses negociando el convenio colectivo que debe sustituir al de 1995 y que se adaptará al V Acuerdo Estatal de la Estiba, que tuvo el visto del Gobierno en 2022.

En busca de estabilidad

Fuentes de Coordinadora Valencia reconocen que la firma del pacto en la estiba será una buena noticia para la comunidad portuaria «a la hora de trasladar una potente imagen de estabilidad de cara a consolidar los tráficos actuales y atraer nuevos» en un momento en que, pendientes de la adjudicación de las obras de terminal norte de contenedores, se prevé la llegada de más carga tras el reciente desbloqueo también de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL).

La dirección del Centro Portuario de Empleo y de Coordinadora todavía no han concretado la subida salarial propuesta para los próximos año. Tampoco el futuro de los puestos eventuales. En Barcelona, sindicatos y patronal de la estiba sellaron el convenio de empresas estibadoras del recinto catalán hace dos años. El incremento para el 2023 ha sido del 4%, mientras que para el 2024 será del 3%.

Protestas por las tasas

Una amenaza que planea sobre el colectivo de estibadores del puerto de València -más allá del proceso de automatización de sus terminales, que reducirá mano de obra- es la tasa medioambiental que soportan la navieras desde 2024 , tal como advierte Coordinadora, que ya ha convocado protestas. La normativa European Union Emissions Trading System (ETS) se aplica a los buques que escalan en puertos españoles de la UE y no así en los de fuera, como los de Marruecos o Argelia, que son competidores de Valenciaport en el Mediterráneo y acaparan tráficos de navieras en busca de menores costes de explotación.

Suscríbete para seguir leyendo