Distrito portuario, la actualidad del sector

TiL-MSC garantiza una inversión de 615 millones en grúas en la nueva terminal

La multinacional prevé destinar 86 millones para automatizar sus operaciones de carga y descarga de contenedores en Valenciaport aunque garantiza el empleo de estibadores que tienen en la actualidad 

Así quedará el muelle que gestionará TiL-MSC.

Así quedará el muelle que gestionará TiL-MSC. / Levante-EMV

José Luis Zaragozá

José Luis Zaragozá

La nueva terminal de contenedores del puerto de València, cuyas obras acaba de adjudicar la Autoridad Portuaria de València a la UTE formada por las constructoras Bertolín-Acciona-Jan de Nul por 592 millones de euros, será gestionada por la multinacional TiL-MSC y estima mover un tráfico marítimo de 3.935.000 TEU (contenedores de seis metros o veinte pies de longitud) a partir del cuarto año desde el comienzo de las operaciones (en 2029). 

Espera tener un crecimiento, a partir de entonces, del 3% anual. Estas son las previsiones del operador de la futura instalación más grande del Mediterráneo y donde esta compañía tiene previsto invertir 615 millones en grúas y equipos de manipulación de carga, según constata su proyecto de TiL-MSC en el recinto del Grao. De la inversión global, 320 millones de euros se destinarán a obra civil y edificación y 86 millones de euros, serán para la automatización, aunque se compromete a mantener su actual plantilla de estibadores.

El Ministerio de Transporte garantiza que esta gigantesca infraestructura generará un 98 % menos de emisiones de CO2 gracias a la electrificación del 98 % de los componentes motrices e instalaciones de la terminal, cuya electricidad procederá en un 100 % de fuentes renovables.

Tendrá una superficie de unas 137 hectáreas y 1.970 metros de línea de atraque, con una capacidad para albergar hasta 5 millones de contenedores. El puerto tiene en la actualidad espacio para 7,5 millones en sus tres terminales: MSC, COSCO y Maersk. El nuevo proyecto cuenta con una inversión total público-privada de más 1.600 millones de euros. La Autoridad Portuaria de Valencia se encarga de construir la infraestructura básica (dragado, muelle y relleno consolidado), mientras que la compañía TIL, de la naviera MSC, invertirá en la superestructura, instalaciones y material móvil.

Vista aérea del puerto de València, en una imagen de archivo.

Vista aérea del puerto de València, en una imagen de archivo. / Levante-EMV

Capacidad

TIL ha optado por una concesión a 50 años mediante el desarrollo completo en tres fases consecutivas de los espacios ofrecidos para la nueva terminal. Atendiendo a las previsiones de puesta a disposición de los terrenos por la APV se permitirá la puesta en servicio en tres fases (la última en 2029). En la primera conseguirá una superficie de 50 hectáreas de superficie y 900 metros de línea de muelle, de los cuales 500 serán de atraque. En la segunda, habrá continuación de los trabajos hasta alcanzar 99 hectáreas de superficie y 1100 metros de línea de atraque. Y en la tercera, llegar a137 hectáreas de superficie y 1.970 metros de línea de atraque.

Con la nueva terminal de contenedores de TIL-MSC en la ampliación norte, Valenciaport contará con una capacidad de 12,5 millones de contenedores. TIL hace una importante apuesta por la intermodalidad ferroviaria y ofrece desarrollar una terminal ferroviaria en su concesión, dotada de seis vías de 1.000 metros de longitud, con capacidad para mover hasta un máximo de 1,5 millones de TEU /año por ferrocarril. 

GNV avanza en el proceso de descarbonización de su flota

GNV (Grupo MSC) ha presentado esta semana pasada sus últimas novedades que suponen importantes avances en el ámbito de la reducción de las emisiones del sector naval y posicionan a la compañía de navegación a la cabeza de las innovaciones para la sostenibilidad del transporte por ferri. La compañía que opera en el puerto de València, el pasado 27 de junio, botó el buque ‘GNV Orion’ en el astillero chino de Guangzhou Shipyard International (GSI), donde está siendo construido para ser definitivamente entregado a GNV en el verano de 2025. La citada embarcación es la segunda de las cuatro unidades que entrarán en la flota de la compañía de aquí a 2027. La primera será el ‘GNV Polaris’, cuya entrada está prevista para finales de 2024. En cuanto a dimensiones y capacidad, el nuevo ferri tiene un tonelaje bruto de 52.000 toneladas, 218 metros de eslora y 29,60 metros de manga. Podrá alcanzar una velocidad máxima de 25 nudos, dispondrá de 433 camarotes y tendrá capacidad de carga para 1.785 pasajeros y 3.100 metros lineales. Como todos los nuevos buques de la naviera italiana, el ‘GNV Orion’ está ya preparado para el cold ironing, la nueva tecnología de los sistemas portuarios que permite a las naves amarradas conectarse a la red eléctrica de los muelles para reducir tanto las emisiones de gases de efecto invernadero como la contaminación acústica, al tiempo que se logran mejoras en la calidad del aire. GNV es una de las principales compañías navieras que operan en el sector del cabotaje y el transporte de pasajeros en todo el mundo. La firma cuenta con una flota de 28 buques y opera 31 líneas en 7 países, desde y hacia Cerdeña, Sicilia, España, Francia, Albania, Túnez, Marruecos y Malta. 

Suscríbete para seguir leyendo