Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómo conducir para ahorrar gasolina

Maniobra eficiente ante los precios

Los precios en el combustible disparados por la invasión rusa en Ucrania están alejando a los conductores de las estaciones de servicio. El precio medio de la gasolina llega a los 1,844 euros en los surtidores españoles, mientras que el del gasóleo asciende hasta los 1,817 euros, según los últimos datos publicados por el Boletín Petrolero de la Unión Europea. De hecho, en la última semana se han disparado un 9,9% y un 15%, respectivamente.

"Se trata de una situación muy impredecible", destaca Agustín Galdón, responsable de movilidad del Real Automóvil Club de España (RACE). Las familias notan este incremento en sus bolsillos de manera directa y deben gestionarlo junto a la subida de los precios de consumo (IPC), los récords diarios en los precios energéticos y el aumento progresivo del precio en el alquiler, entre otros.

"El gasto en las gasolineras cayó entre un 10% y un 15% la última semana y ahora ya se encuentra entre un 20% y un 25% por debajo de la prepandemia", señala Nacho Rabadán, presidente de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (Ceees). Por ello, además de la afectación a los consumidores, las gasolineras también están viviendo una situación difícil agravada por no trasladar los precios de la petrolera al cliente final para liberarlos de parte del incremento del coste. "Las gasolineras hemos reducido los márgenes de beneficio a la mitad, o incluso a menos", señala Marcos Moure, CEO del Grupo Moure, dueño de la ‘low cost’ Autonetoil. Y todo ello puede suponer un problema en la capacidad financiera para el abastecimiento.

Y es que, la pasada semana, las estaciones de servicio vieron cómo los precios de las cisternas de combustible oscilaron entre los 6.000 y los 9.000 euros de un día a otro, según Moure. Y esto se suma a la subida extraordinaria en el resto de costes, como la luz o el agua.

Mientras tanto, el consumidor busca los precios más bajos en las gasolineras, lo que ha provocado una bajada de la actividad en las más tradicionales, mientras que las ‘low cost’ han aumentado el número de repostajes un 8% desde que empezó la reciente subida de precios.

Pero, ante esta situación de crisis ¿de qué otras maneras pueden maniobrar los consumidores para ahorrar dinero en carburante? "Los conductores pueden reducir el consumo de combustible entre un 30% y un 35% gracias a la conducción eficiente", afirma Carles Llinàs, instructor del ‘Advanced Driving Center’ del RACC. Se trata de un estilo de conducción de sobras conocido pero que cabe recordar actualmente para aquellos que no pueden dejar el coche aparcado en el día a día. Utiliza la velocidad constante y evita a toda costa las brusquedades.

El cambio de marchas se aconseja "entre 1.200 y 2.000 revoluciones como mucho", aunque se deberán evitar al máximo en semáforos e intersecciones, según el instructor. Siempre que se pueda planificar el recorrido se debe hacer para conseguir acortarlo y evitar imprevistos que deriven en acelerones y frenazos bruscos. "El sistema ‘start-stop’ también es recomendable", explica Galdón. En cualquier atasco, este permite que el coche se apague y deje de gastar; sin embargo, aquellos que no dispongan de él deberían dejar preferiblemente el motor encendido porque el arranque supone mayor consumo de batería, entre otros aspectos.

Los neumáticos

El económetro es otra ayuda para el conductor, dado que informa en cada momento de cuánto se está consumiendo: "De esta manera se puede ver, al dar un acelerón, que el consumo se dispara", destaca el miembro del Real Automóvil Club de España. También ayuda evitar las horas punta para ir a trabajar o reducir el peso en el vehículo. Por otro lado, la presión de los neumáticos tiene que ser la que el fabricante estipula para que el coeficiente de rozamiento sea mínimo: "Una presión demasiado baja supone una rodadura diferente, una resistencia mayor y un consumo de combustible más elevado". Las ventanillas deberán ir siempre cerradas para no afectar la aerodinámica.

Estos hábitos, que deberían formar parte del ADN de los conductores en el día a día, se suman a varios ‘tips’ no contrastados que se extienden por las redes sociales y que los especialistas se esmeran en desmentir. "Echar la gasolina por la mañana, repostar despacio y hasta la mitad del depósito o apretar la pistola de una forma determinada" para reducir el consumo son solo bulos, alerta el presidente de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio.

Aquellos que puedan variar su modo de desplazarse, siempre podrán acudir al transporte público o compartir vehículo, lo que además promueve la movilidad sostenible, sostiene Rabadán. Para valorar los precios de las gasolineras, se puede consultar cuál es la más barata con herramientas como el Geoportal de gasolineras del Ministerio de Transición Ecológica, con los datos actualizados.

Compartir el artículo

stats