Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyectos

Paredes: una plantilla para cada pisada

La empresa desarrolla una máquina que personaliza la necesidad de cada usuario

Paredes

La comodidad en el calzado se ha convertido en uno de los elementos más buscados, sobre todo en el terreno del deporte y la seguridad laboral. Y es justo en este ámbito donde la empresa ilicitana Paredes, en colaboración con la Universidad Miguel Hernández, también de Elche, acaba de lanzar una máquina que identifica los tipos de pisada y, a partir de ahí, personaliza las plantillas que pueden resultar más adecuadas para cada usuario. El principal objetivo es evitar las fatigas musculares, tener un mayor control sobre el pie y prevenir, de esta forma, accidentes y lesiones.

Paredes es una de las empresas más veteranas del sector del calzado, toda vez que sus orígenes se remontan a 1954. Esa antigüedad, sin embargo, no está reñida ni mucho menos con la innovación. De hecho, la compañía basa su filosofía en la investigación, lo que le ha permitido incorporar notables avances técnicos a sus últimos modelos de calzado deportivo y de seguridad laboral. Fruto de esta hoja de ruta es la máquina que acaba de desarrollar su equipo técnico, la cual, a través de un sensor de grafeno, es capaz de detectar los diferentes tipos de pisadas, identificadas con los nombres de pronador, neutro o supinador.

Junto a esta máquina, la empresa también ha trabajado en el diseño de tres plantillas especiales que se adaptan correctamente a cada una de estas pisadas. Según explica el director ejecutivo de la firma, Rafael Paredes, con esta iniciativa «no buscamos prometer un cambio en la forma de pisar, sino que el objetivo principal es ofrecer una plantilla adecuada a cada persona, consiguiendo con ello una mejora en la salud podal, en la postura del cuerpo y, por supuesto, en la comodidad y el confort a la hora de caminar».

Las plantillas en cuestión han sido desarrolladas con cuatro capas. Una superior de microfibra 100% reciclada, transpirable y que ayuda a eliminar el exceso de sudor; otra intermedia antiestática de espuma ultraligera, con control térmico y antibacterias; una tercera también de espuma y alta densidad, flexible, ligera e igualmente transpirable; y una capa inferior con refuerzo a prueba de impactos.

Las características antiestáticas, explican desde la compañía, convierten a las plantillas en idóneas para su uso en entornos laborales. Sus propiedades, además, las dotan de la rigidez necesaria para mantener la estabilidad dimensional. Todos los materiales son antibacterianos y lavables. Además, como muestra de responsabilidad en materia medioambiental, el 50% de los componentes utilizados son reciclados, al igual que el cartón que se emplea en el packaging.

Beneficios múltiples

Según Rafael Paredes, los beneficios que aportará este proyecto a los usuarios son múltiples. «En primer lugar -apunta-, les ofrecemos conocimiento para identificar cada tipo de pisada gracias a la máquina, y, a partir de ahí, una plantilla desarrollada tecnológicamente que se adaptará de forma correcta a su forma de caminar y correr, con una mayor amortiguación y más protección en las articulaciones».

Una vez en el mercado, Paredes proveerá a sus representantes de muestras de las tres plantillas desarrolladas, así como de una máquina de pisada portátil. Además, brindará a todas las tiendas distribuidoras la posibilidad de contar con esta máquina y un expositor de plantillas, de manera que puedan ofrecerle este servicio a sus clientes.

El proyecto de la empresa fue presentado recientemente en el Congreso de Prevención de Riesgos Laborales celebrado en Madrid, obteniendo una buena acogida por parte de los expertos en el ámbito de la salud.

El director ejecutivo de Paredes destaca que la clave de la longevidad de la firma estriba en su capacidad de adaptación a las necesidades del mercado. Según sus palabras, «se empezó con los zapatos de caballero, y a partir de ahí ya se fue extendiendo la gama a los modelos femeninos, al calzado deportivo y, más recientemente, al de trekking y seguridad laboral, donde ahora mismo somos unos referentes».

En este sentido, la máquina de pisada que se acaba de desarrollar es un nuevo paso en esta línea, así como una apuesta por dar un mejor servicio a los usuarios de sus productos.

Y la empresa parece haber dado en el clavo, a la vista de la evolución de sus resultados económicos en los últimos años. La facturación en 2021 se situó en los 12,6 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 30% en comparación con el ejercicio anterior, y para el año en curso las perspectivas son de un incremento cercano al 15%. La firma, además, no acusó el impacto de la pandemia de covid, dado que, subraya Rafael Paredes, «el mercado en el ámbito laboral y deportivo funcionó bien, con aumentos incluso de la demanda».

La compañía exporta alrededor de un 30% de su producción, principalmente a Europa, y, pese a contar con proveedores asiáticos, cuenta con una fábrica en Elche que emplea a 55 trabajadores. 

Compartir el artículo

stats