Llegan los sensores de consumo para rebajar un 30 % la factura de la luz

La startup valenciana Apolo Energies apuesta por el internet de las cosas para reducir el consumo eléctrico de sus clientes

Wences González y Carlos Ponce, fundadores de Apolo Energies.

Wences González y Carlos Ponce, fundadores de Apolo Energies. / Levsnte-EMV

La startup valenciana Apolo Energies ayuda a sus clientes a reducir la factura de la luz a través de la sensorización de los aparatos eléctricos. La compañía asegura que sus abonados pueden conseguir ahorros de hasta el 30 % gracias al sistema de control que despliegan en las instalaciones. Los clientes de ApoloEnergies son empresas con un gran consumo energético. La compañía acaba de entrar en Lanzadera (la aceleradora de empresas de Juan Roig, presidente de Mercadona) para pulir su modelo de negocio.

Los fundadores de Apolo Energies son los emprendedores Carlos Ponce y Wences González, y el grupo castellonense Renovae.La compañía cuenta con cinco trabajadores, 600 clientes y el año pasado facturó medio millón de euros. Este año se ha marcado como objetivo facturar tres millones de euros. «El 90 % de nuestros clientes son grandes consumidores de energía.Nosotros ofrecemos soluciones para que puedan rebajar su consumo de electricidad a través de herramientas de control.Informamos a los clientes sobre cuánto están consumiendo sus aparatos para que puedan tomar medidas», explica Carlos Ponce, que es el director de la empresa.

Monitorización

La compañía lo consigue gracias a la monitorización de la climatización, la iluminación y la cadena de producción. «A través del internet de las cosas (IoT) proporcionamos esas herramientas de control», añade Ponce. El cofundador de la compañía subraya que con su sistema se pueden obtener ahorros de entre el 25 y el 30 %.

La empresa compra la electricidad en el mercado mayorista para vendérsela a sus abonados. «Nosotros personalizamos las tarifas e informamos de todas las opciones de compra para ayudar a rebajar la factura. Por ejemplo, las comunidades de regantes saben que tienen un pico de consumo elevado entre mayo y julio y pueden adaptar su tarifa en base a esa previsión», indica Ponce. La startup valenciana informa a sus clientes del beneficio que obtiene. «Somos totalmente transparentes. Tenemos un margen de entre un 4 y un 5 %. A mí me interesa que nuestros clientes paguen lo mínimo posible», declara el directivo de la firma.

Gas natural

Apolo Energies también comercializa gas natural a grandes consumidores azulejeros. «Tenemos una solución innovadora para regular el consumo de gas en los hornos. Controlamos el gas y el aire que entra en el horno para generar ahorros de entre el 5 y el 8 %. Ya tenemos contratos con dos azulejeras.Las empresas cerámicas se pueden ahorrar entre 150.000 y 200.000 euros al año por cada horno grande», revela el director de Apolo Energies.

La empresa confía en alcanzar los 2.000 clientes antes de final de año y está centrada en el sector industrial y empresarial. «Los contratos domésticos dan muy poco margen», confiesa el directivo. La firma trabaja con los expertos de Lanzadera en su modelo de negocio para escalar en el mercado. La firma tiene su foco de negocio en Valencia, Madrid, Albacete y Canarias, y trabaja para ampliarlo al resto de España.