Hidraqua y sus empresas participadas en la Comunitat Valenciana han iniciado, en aquellos municipios donde gestionan la red de alcantarillado y pluviales, la limpieza de instalaciones ante la llegada de precipitaciones propias del mes de septiembre. En concreto, las empresas participadas en las que se gestionan estas redes son Aguas de Alicante, Aigües d’Elx, Aigües de Paterna, AGAMED, Aigües de l’Horta y Aigües de Cullera.

“Pese a que la labor de mantenimiento de instalaciones se desarrolla a lo largo del todo el año, en estos momentos se intensifican los trabajos para poder responder de la mejor manera posible ante las lluvias propias del mes de septiembre”, destacan responsables de Hidraqua. 

Asimismo, cabe destacar que a día de hoy el mantenimiento de la red se encuentra digitalizado a través de una herramienta que permite disponer de todos los datos de interés: cartografía, inspecciones, mantenimientos preventivos y correctivos que se han llevado a cabo, entre otros. Esta información resulta sumamente importante de cara a poder realizar una planificación eficiente y eficaz de las labores a realizar. Su gestión se realiza a través del centro de innovación Dinapsis a fin de ofrecer una mayor eficiencia de gestión y poder analizar el estado de las instalaciones antes, durante y después de las lluvias.

Saneamiento de la red de Hidraqua ante las lluvias propias del mes de septiembre. ED

En concreto, la intensificación de estos trabajos consiste en la limpieza de un mayor número de imbornales, aliviaderos y puntos críticos, así como la revisión exhaustiva de la red para garantizar el funcionamiento de bombeos e instalaciones.

Por último, la compañía dispone de herramientas innovadoras de previsión meteorológica, gestionadas también a través de Dinapsis. Los datos obtenidos a través de estas herramientas se utilizan tanto para avisar a las autoridades para su conocimiento y apoyo en las gestiones necesarias para habilitar los municipios ante este fenómeno, como para que Hidraqua y sus empresas participadas puedan ejecutar las acciones oportunas para disponer de las instalaciones de pluviales en las mejores condiciones.

Dependiendo del nivel de la alarma se movilizan una serie de equipos, tanto propios como subcontratados, que se encargan de las labores de inspección y maniobra sobre señalización, rejillas, vallado, etc., de las zonas o puntos más problemáticos.

Una vez estos efectos meteorológicos llegan a los municipios desde la zona de operaciones de Dinapsis, la compañía controla en tiempo real, a través del Telemando, el estado de todas las instalaciones. Esto permite agilidad y rapidez de respuesta ante cualquier anomalía de la red.