Un consorcio de trece entidades compuesto por empresas como BBVA y Repsol e instituciones como el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha puesto en marcha CUCO, un programa público privado para investigar la aplicación a la economía de la computación cuántica. El consorcio formado por Amatech, BBVA, DAS Photonics, GMV, Multiverse computing, Qilimanjaro Quantum Tech y Repsol, en el plano empresarial, y apoyado por los centros de investigación BSC, CSIC, DIPC, ICFO y Tecnalia y la Universitat Politècnica de València, se centrará en posibles aplicaciones a la energía, finanzas, espacio, defensa y logística, según un comunicado. El proyecto está subvencionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Con su actividad, el consorcio pretende acelerar la investigación en la materia para poder utilizar soluciones con esta tecnología a medio plazo para casos de uso relacionados con aspectos como la observación terrestre, la lucha contra el cambio climático, la optimización de cálculos financieros complejos y la trazabilidad de la cadena de suministros. A nivel internacional, el consorcio busca posicionar al proyecto y sus empresas como referentes del sector y participar en iniciativas a nivel europeo como Horizonte Europa o Digital Europa.