Ayer, martes 22 de marzo, la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV) promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y la Universitat de València (UV), y que cuenta con el patrocinio de CaixaBank y Broseta, celebró un nuevo desayuno–tertulia bajo el título de «Buenas prácticas para la atracción y desarrollo de talento en la Empresa Familiar».

Alejandro Escribá, catedrático de la Universitat de València y director de la CEFUV, introdujo el desayuno destacando que las empresas familiares representan el 66 % del empleo privado en España, pero a pesar de ello, uno de los principales desafíos a los que se enfrentan es el de romper el estereotipo que asocia este tipo de empresas con una limitada capacidad para ofrecer oportunidades de desarrollo profesional a las personas que se incorporan a las mismas.

Para tratar este tema y abordar las buenas prácticas que sirven para atraer talento y asegurar su desarrollo profesional, tuvo lugar un coloquio con Carmen Berbegal (directora de RSC y adjunta al Área de Personas de la empresa Actiu) y Paco Gavilán (director general de Nunsys) en el que los dos ponentes transmitieron sus experiencias y aprendizajes en este ámbito.

Carmen Berbegal destacó que «la cultura empresarial en Actiu es muy importante. El trabajo de comunicación de nuestros valores y la potencia de nuestra área de sostenibilidad hacen que la empresa tenga muy buena reputación, lo que nos permite nutrirnos mucho de talento interno y de candidaturas espontáneas».

Por su parte, Paco Gavilán, director general de Nunsys, puso en valor las iniciativas desarrolladas por su empresa para la gestión de las personas. Destacó la importancia de cuidar mucho al empleado que ya está en la empresa, puesto que estos son los principales embajadores de la empresa en el mercado de trabajo. También señaló que, en muchas ocasiones, Nunsys capta talento colectivo a través de adquisiciones o de la integración de equipos y empresas al proyecto empresarial. Gavilán lo expuso de la siguiente manera: «Buscamos empresas súper especializadas en ciertas áreas y las compramos».

Durante el coloquio, los ponentes incidieron en el cuidado del equipo humano, en destacar que disponer de talento con ganas de intraemprender aporta mucho valor a la organización y en que es importante potenciarlo, acompañarlo y eliminar el factor «miedo al error» para seguir creciendo.

En las conclusiones del desayuno, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá destacó que las empresas familiares que son capaces de construir un proyecto empresarial atractivo, acompañado de unos valores relacionados con la transparencia, la proximidad y cercanía con los empleados, la generosidad y la confianza, tienen un gran camino recorrido para romper los estereotipos que, muchas veces, acompañan a las empresas familiares como potenciales empleadores.