Baleària ha puesto en marcha recientemente una app móvil exclusiva para los transportistas que viajen con sus buques, ideada para mejorar la experiencia del usuario desde que embarca hasta que llega a su destino.

La solución móvil, disponible en IOS y Android, actúa en forma de billetera virtual donde el transportista dispone de la tarjeta de embarque de su próxima travesía, con información sobre la hora, el puerto de embarque y el buque, así como un repositorio de sus viajes anteriores. La app está diseñada para reducir el uso de papel, ya que los usuarios pueden canjear sus consumiciones en los restaurantes y cafeterías a bordo mediante un código QR y les permite almacenar digitalmente toda la documentación legal a presentar ante las autoridades para justificar sus descansos.

Además, en los once smart ships de Baleària, la aplicación permite que el cliente pueda acceder directamente a su camarote sin pasar por recepción, eliminando el tiempo de espera y el uso de llaves manuales o tarjetas electrónicas.  Asimismo, esta herramienta pone a disposición de los transportistas navegación por internet y el servicio gratuito de WhatsApp y una plataforma de entretenimiento digital a la carta durante la travesía.

Una de las funcionalidades destacadas que incluye la app es que el usuario puede valorar a sus compañeros de camarote tras el viaje. Así, en los futuros viajes Baleària le asignará automáticamente una habitación con sus colegas más afines para una mejor experiencia y mayor confort.

Automatización de las reservas

Esta iniciativa refuerza la apuesta firme de Baleària de posicionarse como una compañía líder en innovación y transformación digital dentro del sector del transporte de mercancías. La naviera dispone de su propio portal de servicios de carga, que permite una mejor planificación logística a las empresas de transporte y ha conseguido agilizar la operativa portuaria. El año pasado, seis de cada diez reservas fueron gestionadas de forma automatizada, mientras que en las conexiones con Baleares la cifra ascendía hasta el 76 %.