Carlos Torres Vila inauguró ayer jueves el segundo BBVA Sustainability Forum, que contó con la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y con la de la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Durante su intervención, el presidente de BBVA recordó que en tan solo 30 años la sociedad debe funcionar con cero emisiones netas. Por ello, será necesaria mucha inversión en innovación y financiación capaz de desplegar tecnologías que lo hagan posible en todos los sectores de la economía.

«Para movilizar todo este capital, la regulación y las políticas públicas deben aportar la estabilidad y la confianza que los inversores necesitan, junto a unos incentivos adecuados», afirmó.

El BBVA Sustainability Forum es un foro que reúne a representantes de la Administración Pública y a presidentes y consejeros delegados de grandes compañías globales, para debatir sobre la lucha contra el cambio climático y la financiación para un crecimiento sostenible.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inició su intervención dando la enhorabuena a BBVA por «situar la sostenibilidad y la agenda 2030 en el centro de sus prioridades».

Sánchez repasó los retos y las oportunidades de España, en un discurso donde recalcó que la transición energética es urgente, pero también debe ser «justa e inclusiva».

En este sentido, el presidente de BBVA recordó que la sostenibilidad se ha convertido en una prioridad de máximo nivel en las agendas de los gobiernos y de las empresas.

«Tenemos ante nosotros tres enormes desafíos globales e interdependientes a los que entre todos debemos dar respuesta: la lucha contra el cambio climático, la preservación y regeneración del capital natural, y la inequidad», afirmó.

Carlos Torres Vila subrayó la necesidad de avanzar en la descarbonización de la economía para ser independientes energéticamente y, en el largo plazo, limitar el aumento de la temperatura del planeta y su impacto en las futuras generaciones.

El objetivo es que dentro de menos de 30 años la sociedad funcione con cero emisiones netas de gases con efecto invernadero.

«Un enorme reto, que exige cambios en nuestros hábitos y comportamientos, y mucha inversión en innovación y financiación para desplegar tecnologías de cero emisiones en todos los sectores de la economía, que estimamos alrededor del 8 % del PIB mundial hasta el año 2050», señaló.

Según explicó, para movilizar todo este capital, la regulación y las políticas públicas deben aportar la estabilidad y la confianza que los inversores necesitan, junto a unos incentivos adecuados, para movilizar el capital privado y que fluya hacia soluciones sin emisiones.

«Aquí el papel del sector financiero es fundamental», dijo. «En BBVA tenemos como prioridad el acompañar a nuestros clientes y a la sociedad en su conjunto en su transformación con financiación y, también, con asesoramiento», explicó.