La parada cardíaca es una de las principales causas de la mortalidad en los niños y niñas pequeños. Conocer cómo se hace una reanimación cardiopulmonar (RCP) es esencial para poder prevenir cualquier tragedia en los bebés y en los niños.

El pasado año 2020, el Consejo Internacional de Resucitación (ILCOR) actualizó las recomendaciones internacionales de la RCP. El Consejo Europeo de Resucitación (ERC) dicta las recomendaciones que se deben seguir acorde con el ILCOR a la hora de realizar una RCP básica a los niños.

Estas siguen la norma ABC: "vía aérea, respiración y compresiones torácicas en la secuencia de las maniobras".

El paso a paso de una RCP pediátrica

Estos son los pasos que hay que tomar a la hora de hacer una reanimación cardiopulmonar en un bebé o niño:

  • Tumbar al niño en el suelo y si es posible en una manta o alfombra para que su cabeza no sufra.
  • Abrir las vías aéreas mediante la maniobra frente-mentón, es decir, sujetando su cabeza y su mentón.
  • Comprobar si tiene ausencia o respiración ineficaz. Podemos verlo en el movimiento de su tórax y al notar si sale aire de su nariz o boca.
  • Si no respira, realizar 5 insuflaciones de rescate. Para ello, debemos colocar nuestra boca alrededor de la boca del niño (y si es posible la nariz) y e insuflar el aire que hayamos inspirado. Cada insuflación debe ser de 1 segundo de duración, debemos ver que el aire infla su tórax y que sale por su boca. Para ello, debemos retirar un poco nuestra boca de su cara e inmediatamente proseguir con las insuflaciones.
  • Si no recupera la respiración, debemos hacer 15 compresiones torácicas a un ritmo rápido (se puede seguir el ritmo de canciones conocidas como Stayin' Alive, Sweet Home Alabama o la Macarena para realizar las compresiones). En bebés, estas compresiones se deben realizar con los dedos anular y medio. Estos dos dedos se deben colocar en el esternón (en el centro del pecho) y debemos realizar una masaje cardíaco que comprima en 1/3 esa parte de su cuerpo. En niños mayores de un año debemos realizar las compresiones torácicas con el talón de una mano en medio del pecho.
  • Tras esto, debemos volver a hacer 2 ventilaciones y otras 15 compresiones torácicas.
  • Continuar hasta que vuelva a tener signos vitales o hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Recomendaciones a la hora de hacer una RCP

  • Según las recomendaciones de la ERC, si se observa que el niño tiene una pérdida brusca de conciencia y solo hay una persona, se debe llamar primero al sistema de emergencias médicas (SEM) y proseguir con la RCP, ya que es posible que necesite un desfibrilador.
  • Si hay varias personas, una de ellas debe hacer la reanimación mientras la otra persona busca ayuda.
  • Durante la RCP, tras realizar cinco insuflaciones, si solo hay una persona que esté reanimando y tiene el teléfono disponible, se recomienda llamar al SEM y ponerlo en manos libres mientras se sigue con la RCP.