Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar González de Frutos

«Hay mucho defraudador ocasional por la crisis económica»

«El rey del fraude es el seguro del automóvil, pero también los robos cargados al seguro del hogar»

¿A qué atribuye el incremento de los intentos de fraude en los seguros?

Es evidente que la crisis económica impacta en esta realidad, fundamentalmente a través de la figura del que denominamos defraudador ocasional, esto es aquél que, sin haber planificado un fraude, se encuentra ante la oportunidad de cometerlo.

¿Qué porcentaje calcula que se detecta sobre el número de fraudes total?

Si supiéramos eso, el porcentaje sería del 100%. En todo caso, lo que se detecta con claridad en los últimos años es una mejora clara en la capacidad de las entidades a la hora de localizar el fraude, prevenirlo y luchar contra él.

¿Cuáles son los intentos de fraude más habituales?

El rey del fraude es el fraude al seguro del automóvil y, dentro de éste, sin duda la simulación de unos daños no producidos, o su exageración. No obstante, no hay que olvidar los robos cargados al seguro del hogar, que también son muy relevantes.

¿Todas las aseguradores dedican presupuesto a investigar posibles fraudes?

Todas las aseguradoras dedican esfuerzos específicos a localizar patrones de fraude en su cartera, sobre todo de siniestros. Es una actividad que se ha convertido en común de la práctica aseguradora.

¿Qué técnicas se emplean a la hora de investigar?

Eso depende mucho del tipo de fraude que se esté investigando. Hay fraudes para los que las nuevas tecnologías son muy importantes y, sin embargo, hay otros en los que las técnicas de investigación clásicas, que existen desde hace mucho tiempo, son más relevantes.

¿El nivel de fraude es similar en toda la UE o menor o superior en España?

No existen estadísticas comparables que nos permitan decir en qué países de un área geográfica como la UE se producen más casos de fraude. Lo que sí está claro es que las instituciones coordinadoras del fraude existen en todos los sectores aseguradores.

¿Hay un componente cultural en la psicología del defraudador?

Es probable. Para que la lucha contra el fraude sea efectiva, es necesario que aquella persona que defrauda sea vista como lo que es: alguien que hace que otros (el resto de asegurados) paguen su enriquecimiento ilícito. Esa conciencia no puede ser la misma en todas partes.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats