Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas que funcionan

De cómo la leña se convierte en un producto para gourmets

De cómo la leña se convierte en un producto para gourmets

De cómo la leña se convierte en un producto para gourmets levante-emv

«Desde el bosque al consumidor final». Ese es el lema con el que José Vicente Legua, director general de Leñas Legua, define la esencia de esta empresa familiar de Foios, especializada en un nicho de mercado tan concreto como es el del uso de madera para el sector gastronómico, que ha puesto la innovación, la internacionalización y la cooperación en el centro de su modus operandi con el propósito de salir fortalecida de esta crisis. Los orígenes de Leñas Legua se remontan a los años treinta del siglo pasado y en concreto a la pequeña tienda de comestibles que regentaba la abuela de la familia, donde, además de alimentos, se vendía la leña y el serrín que en aquella época se usaba para cocinar. En 1955, su hijo se hace cargo del colmado y da un giro al negocio: abandona los otros productos y se centra en la leña, vendida a granel para panaderías o como serrín para granjas. La tercera generación, la de José Vicente Legua y sus dos hermanos Miguel y Rosana, toma las riendas de la firma en 1986 e inicia el cambio hacia una estructura de empresa desde la de autónomo con la que se regía su padre.

Además de a su negocio tradicional, Leñas Legua se abrió con el paso de los años a otras iniciativas, como la de incorporar el comercio de plantones de árboles forestales para completar el recorrido desde el bosque a la mesa, destino, este último, en el que ahora se halla inmersa la empresa. La crisis ha puesto en alerta a sus propietarios y les ha impulsado a buscar en el exterior la facturación que España ya no da como antes de la recesión. Prueba de ello es que los ingresos en 2013 de esta firma que emplea a nueve trabajadores fueron de 1,1 millones, cerca de 100.000 euros menos que un año antes.

Sin embargo, Leñas Legua ha reaccionado. «Lo que hemos hecho ha sido dar un paso adelante, porque para salir al exterior hay que tener valor añadido, sobre todo en nuestro sector». La empresa ha puesto en marcha dos vías novedosas de negocio. Por un lado, una línea dirigida al mercado doméstico. Son las leñas gourmet Aromas de España, que están teniendo éxito en Alemania, Austria y Reino Unido y que la empresa empezó a comercializar en 2011. Se trata de maderas con denominación de origen como el olivo, aunque la empresa prevé introducir otras como el naranjo o el sarmiento, destinadas a barbacoas, paellas o incluso hornos. El propósito, claro, es aromatizar los alimentos cocinados. Como complemento, la firma ha patentado una caja de cartón que contiene la leña y que se prende directamente en el lugar donde haya que hacer fuego.

Este proyecto ya desarrollado ha permitido que Leñas Legua dedique actualmente a la exportación el 10 % de sus ventas, pero ese porcentaje puede crecer exponencialmente en función de la otra gran apuesta de futuro de la empresa. Como explica su director general, la compañía ha llegado a una alianza con la empresa barcelonesa Josper, que está especializada en fabricar hornos para restaurantes y hoteles. Esta firma trabaja con 50 países y está en relación directa con importantes cocineros, incluidos algunos españoles, que actúan como prescriptores. El cometido de la firma de Foios es aportar la leña que dé el aroma que precise cada producto a cocinar. Para ello, como asegura José Vicente Legua, «estamos experimentando con los chefs cuáles son los productos de la madera más adecuados para cada alimento y para cada horno». De momento, añade, «estamos trabajando con maderas como el cedro o el ébano». Según Legua, ambas empresas y los cocineros se encuentran en estos momentos en el proceso de selección y experimentación, con el objetivo de que dentro de tres o cuatro meses salgan al mercado las primeras leñas. Legua destaca que la alianza con Josper, que también les puede propiciar la entrada en el canal hotelero, «supone darnos valor mutuamente». Ya lo dicen los expertos: la colaboración es uno de los factores de éxito de las pymes.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats