Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio

La revolución permanente

Esta semana se han cumplido cuarenta años desde que se utilizó por primera vez el código de barras

Un código de barras utilizado como decoración en un vinilo.

Un código de barras utilizado como decoración en un vinilo.

C omo todas las ideas innovadoras, costó mucho tiempo introducir en el comercio el código de barras, cerca de veinte años, y otros seis más conseguir que la idea despegara de forma masiva. Esta semana se han cumplido cuarenta añosel 26 de junio desde que una tienda de Cincinnati, en Estados Unidos, lo usó un paquete de chicles Wrigley's Juicy Fruit, que permanece expuesto en la Smithsonian Institution en Washington.

Los inventores, los estudiantes Joseph Woodland y Bernard Silver, ayudados por Jardin Johanson, que patentaron el primer código de barras en octubre de 1952 la patente es la «US Patent 2.612.944) dificilmente podrían haber pensado las consecuencias que ha tenido para el comercio y la logística su idea, ahora imprescindible. Aquella fórmula, nacida tras el encargo de un empresario dedicado a la logística y distribución al Instituto Tecnológico Drexel, fue desarrollada posteriormente por dos ingenieros, Raymond Alexander y Frank Stietz, para identificar los vagones de un tren de forma automática.

El código de barras, basado en una representación paralela de líneas de diferente grosor y espacios, representan «pequeñas cadenas de caracteres» que permiten identificar automáticamente con un lector numerosas características del producto. De hecho, facilitan realizar inventarios, establecer los «stock», saber el punto de fabricación, el punto de venta, su precio, rastrear sus movimientos durante el transporte, el precio de venta? Esta información, basada en un sistema binario, permite incluso saber el tiempo que transcurre antes de la venta del producto, días y horas a las que se vende para detectar las rutinas de los consumidores y estar preparados o presentar ofertas?

Actualmente, el comercio es un foco de innovación que cuenta con muchas tecnologías emergentes, como el pago «contactless», el comercio a través del móvil o el «Internet de las cosas» (The Internet of Things), que prometen transformar la manera en la que se hace la venta al público, según la plataforma de comercio electrónico Rakuten. Este sector es, por varias razones, uno de los más dinámicos.

Uno de los ejemplos ha sido precisamente el del código de barras y su evolución a lo largo de las décadas, pasando de un rechazo generalizado a convertirse en la actualidad en un elemento imprescindible, sin el que no se podría concebir la vida actual.

Los avances tecnológicos y los cambios en el comportamiento del consumidor, fortalecidos por los nuevos canales de distribución al cliente, que permiten agrupar empresas e intereses, aseguran una transformación permanente en el sector del comercio. De hecho, se pueden destacar hasta siete innovaciones que han revolucionado el sector en las últimas cuatro décadas y que aún pueden cambiarlo más.

Mercados «on line»

Este año, los compradores online gastarán más de un billón de euros en todo el mundo, una cifra que no deja de crecer. La aceptación de las páginas web para realizar las compras «se ha visto favorecida, en parte, por el desarrollo de los mercados «on line», que permiten al minorista vender a nivel internacional, llegar a nuevos públicos, y competir con actores ya establecidos en el mercado», según Rakuten, que lanzó su primer mercado online, el Rakuten Ichiba, el 1 de mayo de 1997. Este tipo de portales, que dan acceso a la red con sus propias infraestructuras a comercios de menor tamaño, también ha jugado un papel importante a la hora de dar acceso a las firmas más pequeñas a este tipo de mercados y clientes.

Redes sociales

Otra de las innovaciones más recientes que ha cambiado el mundo de la distribución son las redes sociales. Más del 40 % de los consumidores ya utiliza las redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest?) para recomendar productos que han probado, según un estudio realizado por Rakuten. El informe señala que además de influir en las decisiones de compra, las redes sociales ofrecen a los minoristas la capacidad de recoger las opiniones de los usuarios sobre nuevos productos y servicios.

El comercio móvil

Cerca de mil quinientos millones de consumidores utilizarán un dispositivo móvil o una tableta para hacer una compra este año, lo que representa más de 204.000 millones de dólares en ventas. Se espera que esta cifra se doble hasta llegar a los 516.000 millones en 2017, cuando el comercio móvil celebre su 20 aniversario. La primera vez que se utilizó un teléfono móvil para realizar una compra fue en 1997, en Helsinki, Finlandia, cuando dos máquinas expendedoras de Coca-Cola fueron configuradas para aceptar pagos a través de SMS. Ahora, el móvil se está convirtiendo en un canal cada vez más importante para los minoristas para interactuar, apoyar y vender a los compradores, tanto en las tiendas físicas como online a través de aplicaciones móviles y sitios web.

«Big data»

El 13 de febrero de 1995, el supermercado inglés Tesco lanzó el primer programa de fidelización basado en tarjetas, que era capaz de identificar patrones interesantes en el comportamiento del consumidor. Cerca de veinte años más tarde, esta herramienta ya está al alcance de cualquiera y se ha convertido en un elemento fundamental a la hora de establecer las estrategias comerciales de cara a los consumidores promociones, diseño de las tiendas.

El Internet de las Cosas

La idea de poder conectar objetos cotidianos a Internet fue propuesta por primera vez por Mark Weiser en septiembre de 1991. Veinte años después, el Internet de las cosas es una realidad, con un mercado global de objetos conectados que alcanzó un valor de 1,4 billones de euros el año pasado, y con la conexión de más productos, se espera que el mercado llegue a los 5.200 millones en 2020.

Geo-localización

En 1994, los investigadores de Ericsson inventaron una manera de conectar los dispositivos móviles a los accesorios de forma inalámbrica, lo que más tarde se conocería como bluetooth. Veinte años después, se utiliza una versión de menor potencia en los beacons señales de onda corta de tecnología bluetooth que resulta menos onerosa para el cliente que la conexión GPS para transmitir mensajes basados en la localización de los dispositivos móviles. Este sistema permite acceder al comprador según su localización incluso dentro de la propia tienda.

Drones

El uso civil de aviones no tripulados está empezando a despegar, dado que las empresas están considerando cómo se podrían utilizar para hacer entregas de productos y proporcionar importantes servicios, como internet inalámbrico, a lugares remotos. Para la distribución, los drones tienen un gran potencial para hacer entregas más rápidas y baratas, razón por la que se espera que el mercado de estos aviones no tripulados pueda superar los 300 millones de euros en 2020.

Impresión 3D

Ahora que el precio de las impresoras 3D empieza a ser más asequible y que varias patentes esenciales vencen este año, están llegando un mayor número de productos de impresión 3D al mercado. Esto ofrece a los minoristas la oportunidad de producir objetos personalizados pedidos en la misma tienda. Sin embargo, estas impresoras también preocupan por la capacidad que puedan tener de falsificar productos.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats