Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Un sector encadenado

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha denunciado esta semana en la Comisión Europea que el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Marruecos «no se está respetando» y está generando «graves pérdidas» a los agricultores españoles, que ya alcanzan los 150 millones de euros

Mercado de frutas en Marruecos

Mercado de frutas en Marruecos efe

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha denunciado esta semana en la Comisión Europea que el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Marruecos «no se está respetando» y está generando «graves pérdidas» a los agricultores españoles, que ya alcanzan los 150 millones de euros. UPA cree además que la sociedad marroquí «no se está beneficiando en absoluto» del acuerdo comercial que firmaron Bruselas y Rabat y que quitaba trabas en las relaciones comerciales de productores hortofrutícolas entre ambas regiones, por lo que todo resulta «una gran incongruencia» la situación a la que se ha llegado a la vuelta de más de un año de haberse sellado el pacto.

Nuestra organización profesional ha explicado que durante el pasado mes de mayo los productores se vieron obligados a tirar cerca de cuatro millones de kilos de hortalizas de primera calidad cada día a causa de los bajos precios. «La competencia desleal de Marruecos, sobre todo en tomate y calabacín, está provocando la ruina de los agricultores». Productos como los cítricos, las frutas de hueso y el aceite de oliva también están afectados por los incumplimientos del citado acuerdo.

Tras el encuentro con representantes de la Comisión Europea (CE) se ha podido confirmar sus peores presagios ya que se confirma que la UE ha descafeinado la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), en lo que afecta a los nuevos precios de entrada en aduanas de los productos procedentes de países terceros para contentar a Marruecos. Según se ha trasladado en la reunión, la Unión Europea. Pondrá en marcha un nuevo sistema, donde se calcula un precio ponderado del tomate en los mercados de forma diaria, y siempre que este sea mayor al precio de entrada la importación procedente de este país no pagara aranceles.

Se ha cedido a las presiones de Marruecos. Ahora queda revisar el precio de entrada de los distintos productos. Cuando se desprotege un sector como el de frutas y hortalizas solo queda pedir medidas compensatorias para evitar que se produzcan daños mayores. Ante esa situación se puede afirmar que se trata de un sector encadenado.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats