Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión | Desde el campo

Tiempos y soluciones

Nuestra organización profesional agraria lleva ya treinta y ocho años defendiendo los intereses socioeconómicos de los agricultores y ganaderos valencianos, adaptándose a las circunstancias de cada momento

Nuestra organización profesional agraria lleva ya treinta y ocho años defendiendo los intereses socioeconómicos de los agricultores y ganaderos valencianos, adaptándose a las circunstancias de cada momento. Los problemas y las necesidades actuales de los agricultores y ganaderos, en un mundo cada vez más globalizado y competitivo, obligan a dar soluciones relevantes y eficaces.

Y para ello se requieren organizaciones preparadas que den respuestas y soluciones. El pasado fin de semana más de 200 delegados de todas las comarcas debatieron en el XIII Congreso de la Unió cómo hacer posible todo lo anterior. Nuestra organización conoce de primera mano cuáles son los problemas y las necesidades del día a día de la actividad agraria y además estamos implantados en todo el territorio. Somos la única organización profesional agraria de ámbito autonómico. Ejercemos de forma seria y responsable la tarea de interlocución ante las diferentes administraciones, con independencia de quien gobierne, trabajando de forma profesional para que los problemas de los agricultores y ganaderos valencianos lleguen directamente a los que toman las decisiones importantes que nos afectan.

Y luego presionando para que no caigan en saco roto nuestras propuestas tanto mediante el diálogo como en la reivindicación si es necesario. Los agricultores y ganaderos nos esforzamos continuamente para mejorar nuestras explotaciones, reduciendo costes, haciendo producciones de más calidad y más sostenibles, mejorando la seguridad alimentaria, compartiendo los nuevos conocimientos y compartiendo con nuestra gran aliada: la sociedad valenciana, nuestras ilusiones, nuestras emociones, nuestros alimentos, nuestro territorio y en definitiva nuestros sentimientos. Pero para que todo ello hemos de tener por encima de todo un precio justo por nuestras producciones, porque como dije en la clausura de nuestro congreso queremos que a nuestros hijos no les dé vergüenza decir que su padre o su madre son agricultores o ganaderos y que en el futuro ellos mismos puedan dedicarse a la agricultura con la misma dignidad que cualquiera otro oficio.

Estamos comprometidos con los productores, con los habitantes del medio rural, comprometidos con su futuro. Queremos ser la voz de los que trabajan de forma profesional para seguir siendo con mayúsculas Agricultores y Ganaderos.

(*) Ramón Mampel es secretario general de la Unió de Llauradors i Ramaders

Compartir el artículo

stats