Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Redes sociales

El cuidado del perfil digital

La rapidez de los cambios tecnológicos y, en concreto, la extensión de las redes sociales ha propiciado los usuarios tengan cada vez más presencia en las plataformas de carácter profesional, donde los internautas desarrollan sus perfiles laborales que son cada vez más visibles a más personas a través de un número mayor de plataformas diferentes. Esta proliferación de las redes ha generado que las competencias digitales sean uno de los requisitos indispensables para acceder a un puesto de trabajo, independientemente de la profesión, según afirma Hays, multinacional británica especializada en la selección de profesionales cualificados.

Según Sergio Hinchado, Senior Manager de Hays, lo que los empleadores buscan es la capacidad de adaptarse a un entorno digital en constante evolución. En este sentido, afirma que «los cambios digitales afectan a todos los aspectos del negocio y los nuevos candidatos necesitan demostrar que son competentes digitalmente y que pueden entender e impulsar estrategias digitales».

Una de las herramientas utilizadas recientemente para la búsqueda de perfiles profesionales es LinkedIn, una red social donde los usuarios proporcionan información sobre su trayectoria laboral, en la que incluyen detalles sobre su formación, experiencia, aptitudes, idiomas o cursos.

Estas plataformas son cada vez más utilizadas por los empresarios ya que conectan a los usuarios según el sector profesional al que se pertenece, de modo que contribuyen a tejer una red que interconnectan a profesionales de un mismo ámbito y especialización lo que ayuda a los empleadores a encontrar y descartar candidatos a un puesto laboral en cuestión.

Además, LinkedIn «permite una mayor interacción con el decisor, al que se le puede enviar directamente el curriculum», indica Hinchado. Por ello, es recomendable tener un perfil en LinkedIn muy desarrollado con toda la información profesional posible: tanto estudios, cursos y experiencia profesional, como habilidades, certificados, conferencias a las que se ha asistido o artículos publicados.

El precio de la información falsa

Hays recalca la creciente relevancia de tener presencia en este tipo de redes sociales. Sin embargo, es igual de importante cuidar que la información publicada es cierta. «Los expertos pueden detectar las inconsistencias en los datos de un perfil en li?nea de forma muy ra?pida». por lo que recomiendan evitar incluir datos falsos ya que «una pequeña mentira aquí o allá es posible que provoque una reduccio?n de

las posibilidades de preseleccio?n, o incluso si se pasa la preseleccio?n, la entrevista de trabajo puede enfocarse directamente a probar el historial de trabajo en detalle».

Según Hays, se comenten con frencuencia en LinkedIn errores que hay que evitar, como el atribuirse el trabajo o responsabilidades y cargos que no son ciertos, o aceptar una cantidad masiva de contactos, ya que es preferible una red más selecta y de calidad relacionada con el ámbito profesional, así como realizar recomendaciones a los perfiles que sean lo más fieles a la realidad posible.

Por otro lado, la imagen del perfil tambien es influyente por lo que se recomienda evitar una instantánea editada o recortada y reemplazarla por una fotografía real abarque de cabeza hasta los hombros. Estas son recomendaciones a tener en cuenta frente a la creciente repercusión que tiene nuestro perfil online para las empresas.

Compartir el artículo

stats