Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Directora de la oficina de representación de CaixaBank en Shanghai.

Danni Cheng Zhou: "Es el momento para que el sector agroalimentario valenciano venda en China"

Danni Cheng Zhou, el pasado martes, en Valencia, durante la jornada organizada por CaixaBank.

Danni Cheng Zhou, el pasado martes, en Valencia, durante la jornada organizada por CaixaBank.

CaixaBank ha celebrado esta semana en Valencia una jornada, denominada «Puerta al exterior», en la que participaron empresarios valencianos, especialistas en comercio exterior y directores de las oficinas de representación de la entidad financiera en diversos países de tres continentes: Argelia, Chile, China, Colombia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, India, Singapur, Turquía y Marruecos. El objetivo es apoyar al sector empresarial en sus proyectos internacionales a través de entrevistas personales con los interesados. Este diario conversó con Danni Cheng Zhou, la representante de la entidad en Shanghai.

¿Cómo pueden potenciar las empresas valencianas su negocio en China?

Es muy difícil de contestar por la diversidad de sectores de la economía valenciana. Es difícil de generalizar. Por ejemplo, el sector agroalimentario puede seguir invirtiendo allí. Es el momento porque, con la depreciación del euro, gana competitividad la oferta valenciana y es el momento de salir a vender a China.

¿Qué sectores de la economía china son los más propicios para invertir y comerciar por parte de las firmas valencianas?

China es cada vez más sofisticada y la competencia en todos los sectores es cada vez más agresiva. Todas las empresas del mundo están ahí cuando ven una oportunidad. Segmentos interesantes a mirar son en el de los servicios, porque en los próximos diez años China ya no será una economía de producción sino de consumo. China lleva 30 años creciendo en producción y en muchos sectores hay en estos momentos una sobrecapacidad de producción. Por lo tanto, lo mejor es invertir en los servicios, que es donde se va a producir un gran desarrollo en China en la próxima década. También hay oportunidades en tecnología, en innovación, en comunicación y marketing. Ese esfuerzo merece la pena hacerlo porque el consumo va a crecer en China a una escala que en Europa no nos podemos imaginar.

Empresas que deslocalizaron la producción antes de la crisis están volviendo a la Comunitat Valenciana, entre otros motivos, por el aumento del nivel de vida en China, que hace menos atractivo producir allí. ¿Cree que esa tendencia se va a acentuar?

Todo depende de lo que se consuma en China, de su evolución. Por ejemplo, el sector de la automoción ofrece muchas oportunidades de inversión en China para producir allí, porque el consumo de coches está creciendo más que en Estados Unidos y eso tira de la producción. Cualquier cosa que tenga innovación y que sea atractiva por su diferenciación de cara al consumidor chino puede ser vendida allí. El consumidor tipo de China son personas de la clase media emergente „los millonarios están a otro nivel„, jóvenes, hijos únicos, con capacidad de consumo alto y que buscan productos que les diferencien. Mi consejo sería que las empresas valencianas se centren en este segmento de mercado.

¿Con qué productos?

Cualquier producto relacionado con el cuidado de la salud, la alimentación alternativa saludable o la educación. Lo que más consume esa clase media es educación. Invierte mucho en su formación.

¿Hacia dónde van las relaciones comerciales entre China y la Comunitat Valenciana?

Hay que ser conscientes de las diferencias de escala. Cuando hablamos de China hablamos de 27 provincias y 1.300 millones de habitantes. Los 26 millones que viven en Shanghai ya son mercado suficiente para las magnitudes de una empresa valenciana. La regulación en China es compleja y pesada, pero en estos momentos abre muchas opciones a las empresas valencianas. Dependiendo del producto, deberían analizar bien los canales tradicionales y mirar las posibilidades del comercio online. Esas serían las grandes vías de penetración, sobre todo el electrónico, que es el más barato, tiene el menor riesgo de implantación y sus potencialidades son muy altas, con un crecimiento mucho mayor que los canales tradicionales.

¿Cómo atraer capitales chinos a España? ¿Cree que el stock inmobiliario es atractivo?

En los dos años que lleva la ley de emprendedores en España se ha constatado un interés muy grande por parte de los inversores chinos. Hay liquidez en China y mucha oferta de activos en España. El problema está en la burocracia existente. Hay mucho interés de los inversores chinos en el mercado inmobiliario valenciano, que se ha convertido en su segundo destino en España, tras Barcelona. Podría haber muchas más operaciones si la burocracia española fuera más ágil. Países como Portugal, Inglaterra o Francia han acaparado más inversión china por tener una burocracia más ágil.

¿Hay peligro de burbuja inmobiliaria y financiera en China?

Hay burbuja pero no de la magnitud que ha habido en España. En China han crecido muchísimo los precios. pero el endeudamiento de esos activos es mucho menor que en España. Allí, la hipoteca se da sobre el 60 % o el 70 % del valor de la vivienda, con lo cual el comprador tiene que utilizar ahorro para adquirirla y se endeuda menos. Además, el gobierno lleva cinco años de control del sector inmobiliario. con lo cual se han estabilizado los precios. Esto no quiere decir que no existan ciudades fantasmas, pero en lo próximos años se ocuparán.

¿Cómo va a afectar a puertos del Mediterráneo como el de Valencia las grandes alianzas entre las navieras chinas?

Depende de lo que se potencien las relaciones comerciales. Hay mucha competencia de muchos puertos europeos en el flujo comercial. Barcelona está haciendo mucho para atraer a esas navieras como paso hacia Latinoamérica. El puerto de Valencia es muy competitivo. Sudamérica va a crecer mucho. Quien consiga dar mejor servicio en la triangulación con américa o con África se llevará más parte del mercado. Todos los puertos españoles están trabajando en su internacionalización.

El mercado chino, por su crecimiento, se va a convertir en un gran emisor de turistas. ¿Qué debe hacer la Comunitat Valenciana para captar a esos visitantes?

Tener más oferta. La Comunitat Valenciana es atractiva para el turista chino por el clima, la alimentación y la cultura, que es abierta. La pólvora también le encanta a los chinos. Todo eso lo podrían vender más, como también las actividades marítimas o el golf.

¿Atraen a los chinos las visitas culturales o se impone el tópico de que se mueven por las compras y el juego?

Les gustan las visitas culturales. También son muy importantes para ellos las compras, porque los mismos productos en China cuestan un 40 % más por los aranceles. En cuanto a los juegos, no [les atraen para venir aquí] porque ya tienen Macao. El juego es para gente aburrida y en España hay tanto que hacer que lo de menos es el juego.

¿Cómo se ve desde Shanghai la economía valenciana tras estos años de durísima crisis?

Se conoce mucho por el trabajo del Ivace. Fueron los primeros en llegar e hicieron un trabajo continuo de vender la economía valenciana. Eso no tiene precio. La Comunitat Valencian gusta mucho pero no es relevante por su volumen. Es conocida y exótica, pero es una economía pequeña.

Compartir el artículo

stats