Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas que funcionan

Moda infantil valenciana que conquista el mundo

Fina Ejerique, en las instalaciones de su empresa en Mislata.

Fina Ejerique, en las instalaciones de su empresa en Mislata. josé aleixandre

­La reciente concesión del Premio Dedal de Oro, considerado como el Goya de la moda, ha alumbrado, de cara a la opinión pública, el trabajo que Fina Ejerique viene realizando desde hace dos décadas en un sector con raigambre en la Comunitat Valenciana como es el de la moda infantil. Innovación, internacionalización y conciencia social son el leit motiv de esta pequeña empresa emblema del textil autonómico. La compañía nació hace 23 años dedicada a la importación y distribución de moda infantil italiana, como recuerda Fina Ejerique, que en aquel tiempo ya algo lejano trabajaba como autónoma. Aquella fórmula duró poco: «Vi que había un hueco de mercado , sobre todo en ropa para niñas, y pensé que si lo italiano se vendía era factible producir aquí». La modista inició su aventura diseñando las prendas y luego subcontratando su fabricación «porque no teníamos estructura». A los tres años de todo aquello, «nos percatamos de que estábamos perdiendo recursos con esa fórmula, especialmente porque no controlábamos el producto, y entonces montamos nuestro taller», inicialmente con la mirada puesta en la ropa de niñas, aunque «la ambición fue creciendo y al poco incluimos a los niños en nuestro catálogo y luego todo el abanico de la moda infantil, como los trajes de baño o los de ceremonia».

El resultado de todo ello es una empresa de pequeño tamaño «pero organizada» que da empleo a diez trabajadores, nueve de ellos mujeres. Fina Ejerique asegura que pone especial atención en la conciliación laboral, motivo por el que las empleadas trabajan de siete a tres para que tengan la tarde libre para la familia. La modista no quiere facilitar los datos de facturación, pero sí precisa que cada año la firma produce 100.000 prendas. La empresaria señala que su modelo es el de crecer «poco a poco y siempre con nuestros recursos; nunca hemos querido crecer mucho de año en año para evitar el descontrol financiero», explica, antes de precisar que «nunca recurrimos a los bancos para evitar los intereses que hay que pagar, un dinero que lo dedicamos a invertir en tecnología».

Fina Ejerique afirma que la crisis económica actual no ha hecho especial mella en la empresa, fundamentalmente porque, cuando asomó la patita, la compañía optó por la internacionalización. Tras dos años iniciales de recesión «más apretados», la salida al exterior permitió a la firma «estabilizar los números». Esta trayectoria, que la ha llevado a generar en estos momentos el 40 % de las ventas en el extranjero, comenzó a través de una feria, en Italia, «donde expusimos y empezaron a salirnos contratos de distribución». A partir de ahí llegaron Francia, Reino Unido, Japón, Estados Unidos, Finlandia, México y Panamá. Ejerique asegura que los planes de futuro de la compañía pasan por «seguir asentándonos con más fuerza en esos países por medio de más distribuidores». La firma tiene muy claro, por otro lado, que no caerá en la tentación de montar una red de tiendas propias, «porque hace falta mucha inversión y no tenemos claro que funcione bien».

Aunque la crisis ha tenido una incidencia determinante en el consumo interno, Fina Ejerique asegura que la moda infantil se mantiene porque «el niño sigue siendo el rey de la casa; la ropa del año pasado no vale y hay que renovar y los padres intentan, aunque sea haciendo un esfuerzo a su costa, que los hijos vayan bien vestidos», apunta la modista, quien añade que los productos que vende su empresa se fabrican con tejidos con certificado Okotex, que asegura que no hay sustancias nocivas: «Son más caros, pero dan garantías de calidad».

Por último, Fina Ejerique cuenta que el traslado a Madrid de la valenciana feria de la moda infantil Fimi «ha ido bien, aunque yo hubiera preferido seguir en Valencia, porque es mucho más cómodo, pero no nos pidieron nuestra opinión a los expositores» sobre el cambio.

Compartir el artículo

stats