Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Cómo mejorar el liderazgo con un papel y un bolígrafo

quí cada uno manda como le da la gana». Esta es una de las afirmaciones que la semana pasada un gerente y propietario de una empresa de alimentación con más de 100 trabajadores comentaba mientras golpeaba con un lápiz la superficie de su mesa del despacho. En concreto, decía: «Aquí cada uno manda como le da la gana, gestiona a sus personas como quiere y luego tengo que ir yo y apagar los fuegos que ellos han provocado por sus formas de ser». Esto es, probablemente, uno de los principales problemas que existen hoy en día en nuestras pymes. Si analizamos la frase dice mucho del estilo de dirección de la empresa. Utiliza los verbos «mandar», «querer» y «apagar». Lo primero que hay que contestar a esta cuestión es: en realidad, ¿qué estilo de liderazgo quieres que tengan las personas de tu empresa? ¿Cómo quieres que se dirijan al resto del equipo? ¿Tienes claro que necesitan un rumbo para saber si actúan bien o mal?.

Desde un punto de vista académico, que poco nos va a aportar de practicidad a nuestra realidad empresarial, la realidad es que en muchas empresas todavía prevalece el estilo de dirección autocrático incluso autoritario. En definitiva, paternalista: actúo como el padre de mis empleados. Pero en realidad, lo que hay de trasfondo es una falta de estilo de liderazgo bien definido.

Coge un folio en blanco y un bolígrafo y responde a las siguientes preguntas. ¿Cómo quieres que tu personal trate a sus subordinados?¿Cómo quieres que sean las personas que gestionan a esos subordinados? ¿Qué características deben tener las personas que dirijan tu empresa? Empieza a escribir sin parar, es una técnica de creatividad utilizada por muchos escritores. Escribe, escribe y escribe, intenta visualizar la persona ideal en tu empresa y cómo la representarías.

Una vez hayas hecho este trabajo previo, aquí tienes las cinco claves para mejorar el liderazgo en tu empresa:

Señala entre 8 y 12 palabras que sean fundamentales desde tu punto de vista. Seguramente figurarán las siguientes características: que fomenten el trabajo en equipo, que comuniquen las instrucciones de forma correcta, que escuchen a sus colaboradores, que les den la oportunidad de opinar e iniciar actividades, que estén bien coordinados, que sean creativos, que tomen decisiones sin consultar tanto, que estén comprometidos con la empresa o que tengan un buen desempeño en el puesto de trabajo, etc.

Estas competencias son las que deben definir el estilo de Liderazgo de tu empresa. Trabajo en equipo, toma de decisiones, comunicación, intraemprendimiento, compromiso, creatividad, orientación al cliente, etc. Estas son las competencias que deben compartir todas las personas de tu empresa que tengan personas a su cargo. Una observación: evita la palabra «subordinado», tiene connotaciones peyorativas y está demostrado que hacer a las personas partícipes de los objetivos de la empresa fomenta la colaboración y cooperación.

Una vez tengas esas competencias, defínelas desde tu punto de vista y lo más real posible. No te vayas al diccionario ni a ningún medio de internet. Describe cada una de esas palabras en conductas que tú quieras observar diariamente en tu empresa.

Mide a cada una de esas personas que tienes en tu equipo con respecto a esas competencias. Lo más sencillo es hacer una batería de preguntas de cada una de esas competencias y hacérselas a las personas en cuestión. Esto te dará el grado de cumplimiento de cada uno de ellos. Por ejemplo, puntúa de uno a cinco, te será más fácil.

Así detectarás a aquellas personas que cumplen con lo que tú quieres que sea tu empresa a nivel de Liderazgo, y sabrás los planes de formación que tienes que poner en marcha para cada una de las personas en aquellas competencias que les falta por desarrollar. Tendrás un esquema tipo tela de araña, donde estará el ideal de la empresa y el real de cada trabajador, para de esta forma mejorar el Liderazgo de tu empresa.

Compartir el artículo

stats