Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Joan Ramón Sanchis: «Vamos a ver nuevos casos de estafas bancarias»

Joan Ramón Sanchis: «Vamos a ver nuevos casos de estafas bancarias»

Joan Ramón Sanchis: «Vamos a ver nuevos casos de estafas bancarias»

Catedrático de Economía de la Empresa de la Universitat de València y director del Instituto Universitario de Economía Social y Cooperativas (Iudescoop) del mismo centro, Joan Ramon Sanchis acaba de publicar el libro «¿Es posible un mundo sin bancos?» (El Viejo Topo).

La banca ha sido un factor desencadenante esencial en la última crisis, pero tampoco hemos podido entrar en la recuperación hasta que los bancos han sido saneados y han empezado a dar crédito. Dicho esto, ¿es posible un mundo sin bancos?

El saneamiento de los bancos no ha favorecido la recuperación sino todo lo contrario, está siendo un lastre importante. Primero porque la crisis bancaria ha transformado una parte importante de la deuda privada en deuda pública, de manera que ésta está ya cerca del 100 % del PIB; y segundo porque no es verdad que estén empezando a dar crédito, pues el dinero que les está facilitando el Banco Central Europeo lo han estado destinando a comprar deuda soberana de los Estados y a especular y no a financiar a las pymes. La crisis financiera está condenando a millones de personas en todo el mundo a la exclusión financiera. En la Comunidad Valenciana lo estamos viendo con el cierre de oficinas bancarias, que está dejando a personas de pequeños municipios sin los servicios básicos que ofrece un banco. Pero lo positivo de esta crisis es que otros miles de personas están buscando alternativas a los bancos, creando instrumentos no bancarios pero que permiten el acceso a la financiación y al consumo, como son las cooperativas de servicios financieros, las cooperativas integrales, las comunidades autofinanciadas, los fondos sociales rotatorios, los bancos de tiempo, las monedas sociales? toda una serie de herramientas financieras que hacen posible un mundo sin bancos o al menos sin los bancos convencionales que conocemos.

¿Son compatibles la banca y la ética, visto lo visto?

Banca y ética no solo son compatibles si no que es necesario que vayan unidas si de verdad queremos que los bancos estén al servicio de las personas. Tanto en el norte como en el sur de Europa existen bancos éticos desde hace varias décadas, que han demostrado que la banca puede funcionar, y además de manera rentable, a través de criterios éticos. En España no ha habido tradición de banca ética y los bancos convencionales se han dedicado al negocio financiero a través del secretismo bancario, lo que favorece operaciones especulativas y muy poco éticas, como la evasión de capitales, el fraude fiscal, el blanqueo de dinero negro, etc. Las cooperativas de crédito, y en menor medida las cajas de ahorros durante un tiempo, han sido los únicos bancos que han practicado la ética en el negocio bancario. Pero ya hemos visto cómo han acabado las cajas de ahorros. Todo esto tiene que cambiar.

El director general de Banca de Particulares de Bankia, Fernando Sobrini, afirmaba la semana pasada en estas páginas que los clientes de la banca no deben temer ya a ningún producto financiero actual porque el sector ha aprendido la lección y no repetirá los errores que cometió con las preferentes o las cláusulas suelo. ¿Qué opina usted' ¿Debemos tentarnos la ropa?

Siento mucho tener que ser agorero en este tema, pero mucho me temo que vamos a ver nuevos casos de estafas bancarias, en forma de fondos de inversión y de otro tipo de productos de alto riesgo y gran complejidad que los bancos siguen comercializando y colocando a la mayoría de ciudadanos. Además, el tema de las cláusulas suelo y de la dación en pago, entre otros temas, sigue siendo un problema sin resolver, porque los bancos no están dispuestos a ceder una pequeña parte de sus suculentos beneficios. ¿Qué lección han aprendido si se han ido de rositas?. Los bancos van a seguir abusando de los clientes, por una razón muy sencilla, porque siguen acumulando cada vez más poder, en la medida en que el sector se está concentrando cada vez más en unos pocos grandes bancos a través de las fusiones. Y vienen nuevos períodos de fusiones bancarias, lo que incrementará aún más el poder de los bancos sobre los consumidores.

¿Qué futuro ve para el raquítico sistema financiero valenciano?

El futuro del sistema financiero valenciano que aún nos queda va a depender en gran medida de decisiones políticas, tanto del Gobierno central como del autonómico. Estamos, por tanto, ante un futuro muy incierto. Las entidades financieras valencianas están haciendo bien su trabajo, pues son bancos de proximidad muy arraigados al territorio. Mientras la gran banca cierra oficinas y despide trabajadores, los bancos de proximidad abren oficinas en aquellos municipios donde no habían. Y lo hacen con unas cuentas de resultados saneadas y unos niveles adecuados de capitalización, porque no se dedican a la especulación sino a financiar los sectores productivos. Pero eso no es suficiente si desde Madrid se sigue apostando por un sector bancario concentrado.

Usted es especialista en el sector cooperativo. ¿Ve peligro de que las pocas rurales que siguen independientes en la Comunitat Valenciana acaben engullidas en el futuro por otras firmas del sector? ¿Qué deben hacer para evitarlo?

El peligro existe y es alto porque el Ministerio de Economía tiene preparado un nuevo plan que eufemísticamente denominan de «reordenación del sector» y que va a consistir en favorecer nuevas fusiones bancarias, lo que podría suponer la desaparición de un número significativo de cajas rurales. El sector de las cajas rurales funciona bien, es rentable y además tiene un referente importante en el resto de Europa (Alemania, Francia, Holanda, ?) pero a pesar de eso el Banco de España insiste en que hay demasiadas entidades bancarias y de muy pequeño tamaño, lo que hace necesaria esa nueva reestructuración del sector. Desde mi punto de vista, es un enfoque totalmente equivocado que supondrá la desaparición de la banca de proximidad y, como consecuencia de ello, se producirán nuevos problemas de financiación en la economía productiva local. El Consell valenciano debería tener un plan para contrarrestar las políticas de fusiones bancarias del Ministerio, garantizando la supervivencia de las cooperativas de crédito y secciones de crédito valencianas.

El nuevo Consell pretende que Caixa Ontinyent financie la ubicación de empresas en l'Alcoià y la Vall d'Albaida. ¿Volvemos a las andadas de la politización de las cajas?

No lo creo. El planteamiento es muy distinto. Lo que se hizo durante el gobierno autonómico del PP fue controlar las cajas de ahorros desde dentro para obligarlas a financiar grandes proyectos urbanísticos que han sido un auténtico fracaso. Entiendo que lo que ahora se busca es que las entidades bancarias valencianas de proximidad se dediquen a financiar la economía productiva local, que es para lo que se crearon.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats