Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La empresa

Tabicando la nueva Cuba con patente valenciana

La firma de yeso El Alterón recibe la apertura de la isla posicionado con un producto antihumedad. Los mercados exteriores «salvan» a esta empresa auxiliar de la construcción

Tabicando la nueva Cuba con patente valenciana

Tabicando la nueva Cuba con patente valenciana

La empresa que nació en Masalavés (La Ribera) hace casi medio siglo tiene hoy alma cubana. Una de las empresas valencianas mejor posicionadas en este momento histórico de apertura tras décadas de aislamiento se llama El Alterón, y fabrica algo tan básico como yeso y escayola. Lo ideal en un país en el que todo está por construir (o por reformar). La de El Alterón, firma que presume de ser líder en España del sector, podría ser una historia más de víctimas de la burbuja y hundimiento inmobiliario. «Desde 1972 hemos pasado muchas crisis pero esta ha sido la peor. Fue una crisis de construcción y también financiera», explica el presidente, Joaquín Requena. Sin embargo, consiguieron mantenerse en pie gracias a la «cosecha» de los buenos años. Y hoy salen de la crisis con buen ritmo a lomos del I+D.

«Cuando vimos que esto se terminaba, empezamos a ir al extranjero de la mano del IVEX y del ICEX, a las ferias de materiales de la construcción de Dubai, Alemania, París», relata. En paralelo, se metieron en el «laboratorio» y diseñaron lo que se llama un producto abrepuertas: el ATT (Alterón Techos y Tabiques). Se trata de una panelería de yeso, para techos y tabiques, que al no llevar papel no transpira ni condensa ni produce mohos ni microorganismos, explica Requena. Les costó casi cinco años de investigación conseguir un producto que hoy está patentado en España y otros 25 países.

Con el ATT como embajador, han conseguido abrir nuevos mercados y colocar su cartera tradicional de productos: desde los países del sur de Europa y el Golfo Pérsico hasta los países emergentes de África pasando por las sociedades más avanzadas. «También vendemos en Inglaterra y Suecia, el producto es 100% ecológico», defiende.

Cuba, con todo, está siendo el mercado de la gran expansión. Ahora mismo representa el 40% de su exportación (la empresa facturó 8,5 millones en 2015, con aproximadamente la mitad en ventas al exterior), y reciben la apertura de la isla a Occidente con una estructura propia allí, formada por una oficina y tres comerciales locales.

Entrada en el mercado de Miami vía Cuba

Al igual que todos los empresarios, en la Ribera recelan de que el capital americano acapare todo el negocio de la construcción en Cuba. Con todo, la empresa de Masalavés ya lleva años de trabajo adelantado y tiene la tranquilidad de que su material «es exclusivo». Es proveedor en la construcción de hoteles en Varadero y La Habana, la reforma de hospitales e incluso ha colado sus paneles de yeso ATT en la rehabilitación del Capitolio de la Habana, sede del Parlamento.

La empresa negocia ahora con el Gobierno de Raúl Castro instalarse allí con una planta de producción. Hay negocio a la vista durante años, ya que la oferta apenas cubre la demanda de plazas hoteleras que se prevé en adelante. Algunos cálculos hablan de la construcción de 36.000 nuevas camas en los próximos cinco años.

Curiosamente, ha sido a través de un mercado tan complejo como el cubano por donde han abierto canales de distribución en Estados Unidos, vía Miami. En estos momentos, la empresa trabaja en la homologación de sus productos para extenderse por ese mercado.

Compartir el artículo

stats